De como los primates etíopes bailan con lobos

gelada-y-lobo-etiope

La naturaleza nunca deja de sorprenderme. En las montañas de Etiopía viven grandes grupos de Geladas (Theropithecus gelada), una especie de babuino con unos incisivos de esos que meten miedo. Cabría pensar que los lobos etíopes (Canis simensis) deberían de ser un incordio para estos primates, como lo son los perros asilvestrados por ejemplo, pero el primatólogo Vivek Venkataraman ha descubierto que unos y otros viven en aparente armonía.

A pesar de que las crías de Gelada deberían ser unas presas más que apetecibles para los cánidos, lo cierto es que durante un par de horas al día los lobos se mueven tranquilamente en la manada de primates dedicándose a cazar roedores, con un éxito notable. Las horas elegidas por los lobos para su visita a los geladas, al mediodía, no son casuales ya que a esas horas los roedores son especialmente activos.

A pesar de que el objetivo primordial de su estudio son los geladas, durante diecisiete días el primatólogo se ha tomado la molestia de observar a los lobos, comparando el índice de aciertos en su caza de roedores durante esas dos horas, y durante el resto del día. Los números no mienten, los lobos triunfaban en un 67% de las veces «entre monos» y solo un 25% cuando iban por libre.

Esa parece ser la explicación de que geladas y lobos confíen los unos en los otros y no se produzcan ataques. ¿Pero por qué cazan roedores con tanto tino estos lobos cuando pasean entre los monos? Solo se pueden aventurar hipótesis. Para Venkataraman hay dos posibles explicaciones, la primera es que tal vez el ruido que produce el moviento de los monos, a medida que van pastando, alerte a los roedores haciéndoles salir de sus madrigueras.

Otra posibilidad es que los roedores, que saben que los geladas no son peligrosos, salgan confiados de sus madrigueras creyendo que no hay depredadores a la vista, puesto que en caso de haberlos harían huir a los gelada. Como los lobos tienen aproximadamente el mismo tamaño y color que los monos, este exceso de confianza les beneficia, y es que los roedores no se esperan «un lobo entre corderos».

Sea como sea esta alianza contra natura es simplemnte asombrosa y demuestra la inteligencia de unos y otros. Algunos científicos incluso hablan de cierta especie de «domesticación» de los lobos por parte de los primates, aunque a mi eso me parece ir demasiado lejos.

Foto encontrada en el Flickr de Jefrey Kerby.

Me enteré leyendo NewScientist.



Deja un comentario

Por maikelnai
Publicado el ⌚ 7 junio, 2015
Categoría(s): ✓ Bichos