El calendario perpetuo de Giovanni Plana

Por , el 25 febrero, 2019. Categoría(s): Inventores


En estos tiempos ultra tecnológicos en los que en muchas casas ni siquiera existen relojes mecánicos o calendarios en papel, todo se fía al móvil o al ordenador. ¿Pero has intentado comprobar hasta cuándo alcanza el calendario de estos dispositivos? Puede que ni siquiera llegue al 2100, lo cual no está mal para las expectativas de vida de la mayoría. Pero… ¿y si te da por calcular en que día de la semana caerá el 06 de enero del año 3071? (El día en que cumpliré 1.100 años).

Bien, siempre te puedes poner a calcularlo tú mismo con el célebre algoritmo (congruencia de Zeller) con el que nos entreteníamos en los 80 en las clases de programación en BASIC, es cierto, pero hay otra opción más interesante desde el punto de vista del ingenio humano: viajar a Italia.

Allí, os podréis encontrar con el calendario mecánico universal construido en madera por el astrónomo y matemático local Giovanni Plana en 1831. Este artilugio, que se conserva en Turín (Cappella dei banchieri e dei mercanti, via Garibaldi 25) es capaz de calcular de manera automática el día de la semana, el día de las festividades (en concreto la Semana Santa) y las fases de la luna desde el año 1 hasta el 4000.

Más bajo encontraréis un vídeo (demasiado oscuro) en el que puede apreciarse el funcionamiento del calendario universal desde la parte trasera. Por lo que puedo leer el calendario funciona a través de una simple manivela situada bajo el adornado marco dorado. De una exactitud y complejidad maravillosa, este aparato de los tiempos pre-electricidad te podrá decir en qué fecha caerá la navidad del año 3999 aunque haya un apagón tecnológico de proporciones inimaginables. Y no usa más que papel y madera.

Cuenta con 46.000 pequeños números dispuestos cuidadosamente alrededor de nueve cilindros, cada uno de los cuales se vincula a uno central, que es la única parte ajustable del dispositivo, en la que el usuario puede introducir el año a consultar. Al hacerlo y girar la manivela, el cilindro central hará que todos los demás se regulen sincrónicamente a través de engranajes y cadenas.

Creaciones como la de Plana hacen que uno reverencie a los genios del pasado como es debido. ¡Qué maravilloso es el ingenio humano!

Me enteré leyendo AtlasObscura.



Deja un comentario