¿Ves algo raro en este trabajo científico?

Fijaos en el paper científico que podéis ver sobre estas líneas. ¿Veis algo anormal en él? Vamos, fijaos un poquito más.

¿Os rendís? Os voy a dar una pista. Concentraros en la información sobre los autores.

En efecto, el primer autor del trabajo se llama Akihito y tiene un “puestillo” en la familia real nipona, creo que allí le llaman emperador. Pues sí, resulta que el monarca es todo un experto en taxonomía (especialmente en ictiología) y por lo visto a pesar de las obligaciones de su cargo y de su avanzada edad – tiene 84 años, de los cuales los 29 últimos como emperador en activo – encuentra tiempo para desarrollar su pasión científica. Afortunadamente le queda poco en el cargo, ya que espera pacientemente a su abdicación en 2019.

Por cierto que el trabajo en cuestión tiene que ver con la especiación de dos especies de góbidos, el Pterogobius elapoides y el Pterogobius zonoleucus, ambas localizadas en el Océano Pacífico y el mar de Japón. El estudio genético se ha realizado aplicando una técnica combinada de análisis de ADN mitocondrial y de análisis multilocus de genes nucleares. Básicamente, la idea del trabajo era descubrir cuál de las dos especies se había separado de la otra (por probable hibridación) en el pasado.

Por lo que puedo leer, cada vez que publica (sí, esta no es la primera vez) lo hace directamente como Akihito, sin apellido – ventajas de ser emperador del sol naciente – y además usa su dirección real: “Residencia Imperial, Tokio”.

Para más INRI, si volvéis al trabajo y os fijáis, el segundo autor mencionado es Fumihito Akishinonomiya, el hijo más joven del emperador Ahikito y segundo en la línea sucesoria tras su hermano mayor el príncipe Naruhito. Al parecer, el príncipe Fumihito tiene un doctorado en ornitología y se le considera un experto en piscicultura, especialmente de tilapias.

¡Quién iba a decir que detrás de este regio anciano de aspecto cansado iba a haber todo un científico!

El trabajo lo podéis consultar en Gene.

8 comentarios

Participa Suscríbete

Rawandi Rawandi

Dos descendientes de Amaterasu, la diosa del Sol, practicando ciencia. ¿Quién dice que la ciencia y la religión no son compatibles?

nickenino nickenino

No creo que le hayan regalado los títulos académicos como pasa con algunos políticos de alguna otra parte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *