Scott Kelly regresa a casa tras casi un año en el espacio

scott-kelly

Hace un año en mi blog de Yahoo! escribía yo sobre los gemelos Kelly y su experimento espacial. Uno de ellos, Scott, de 52 años, subía por cuarta vez a la Estación Espacial Internacional, aunque en esta ocasión para su misión más larga: casi un año en órbita baja. Hoy mismo ha regresado a Tierra, donde la inmisericorde gravedad le esperaba para recordarle el nivel de deterioro que el cuerpo humano experimenta en su ausencia.

La cápsula descendió sauvemente a través de la estratosfera aferrada a un gran paracaidas. Poco antes de que la Soyuz alcanzase el suelo de Kazajistán, seis motores se activaron simultaneamente para amortiguar el impacto. Trescientos cuarenta días después de zarpar hacia la E.E.I. Scott regresaba a casa, donde el gélido aire frío le pareció una bendición. Tras recibir la asistencia de los técnicos de Roskosmos, que lo sacaron de la cápsula en volandas, bromeó con los ateridos periodistas, preguntándoles por qué llevaban tanta ropa. Luego cerró su puño en señal de victoria y lo levantó con dificultad (véase foto superior). Sin duda sus músculos necesitarían un período de adaptación para volver a ser lo que fueron.

ccboejxuaae6ss8-jpg-large

Durante esos 340 días en órbita, Scott Kelly se ha convertido en una celebridad en su país. Junto a su colega ruso Mijail Kornienko, ha recorrido 230 millones de kilómetros, orbitando al planeta en 5.440 ocasiones. Por tanto, al contrario que el resto de los mortales, este último año los privilegiados Kelly y kornienko han disfrutado de 10.880 amaneceres y puestas de sol. En el caso de Kelly, sumando estos días a su historial de vuelo espacial, su cuenta alcanza los 520 días en órbita, por lo que se convierte en el estadounidense que más tiempo ha pasado jamás en el espacio.

La actitud amable y su buena actitud para conversar con quien le buscara, le han hecho un pesonaje amado por sus compatriotas. Ha dado caminatas espaciales arriesgadas, ha cultivado (y se ha comido) lechugas en órbita, ha perseguido a un colega disfrazado de gorila, y ha hablado con mucha gente, desde el presidente Obama hasta niños de una escuela. Sin embargo su buena prensa viene principalmente (al menos en mi caso) de las maravillosas imágenes que ha tomado en órbita y compartido en su cuenta de Twitter. Más de 1000 fotos asombrosas del planeta que sus seguidores en esta red social (casi un millón) hemos agradecido especialmente.

Como dicen en el Washingyon Post, su regreso nos deja un poco confusos a pesar de ser indudablemente una gran noticia. Puede que hayamos recuperado un terrícola pero hemos perdido a un vigilante destacado y colorista en las alturas.

Os recomiendo que echéis un vistazo a alguna de sus imágenes. La segunda de este post es una de las últimas que tomó antes de iniciar la operación retorno. ¡Grande Scott Kelly!



Deja un comentario

Por maikelnai
Publicado el ⌚ 2 marzo, 2016
Categoría(s): ✓ Educación/Opinión