Si la vida te da un ‘bocao’ tu tira p’alante

halibut

Lo que le sucedió al pescador Edward Grant ayer domingo es digno de contarse. Se encontraba disfrutando de su afición en Raritan Bay (entre los estados de Nueva York y Nueva Jersey) cuando sacó del agua el pez que podéis ver en la foto.

¿Cómo es que tiene esa forma? Pues todo parece indicar que un pez más grande (posiblemente un tiburón o una anjova) le arrancó de un mordisco un buen pedazo de la parte inferior de su aplanado cuerpo. De algún modo el pez logró sobrevivir a este encontronazo, sus heridas cicatrizaron, y continuó “vivito y coleando” hasta el encuentro con Grant.

El pescador quedó en shock al contemplar el aspecto del pez que acababa de capturar. Y pensó que si este pez de más de 45 cms de largo había sobrevivido a algo así, no merecía acabar en la cazuela, por lo que acabó devolviéndolo al agua vivo.

El pez en cuestión es un falso halibut del Canadá (Paralichthys dentatus) un pariente norteamericano de la platija, y como vemos un auténtico superviviente. Obviamente el “bocado” no debió afectarle a ningún órgano esencial.

Me pregunto cuales serán las probabilidades de sobrevivir a un bocado así, y a las manos de un pescador, para cualquier pez del océano. ¿Algún matemático en la sala?

Me enteré leyendo Arbroath.


Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>