De como una planta carnívora ‘contrata’ proveedores de guano

murcielago-y-planta-imagenes-tomadas-por-c-c-lee

Las plantas son seres inertes y “tontos”, los animales son animales móviles y “listos”. Eso tendemos a pensar, pero de vez en cuando la naturaleza se empeña, gracias a la evolución, en sorprendernos. En los bosques de Borneo, por ejemplo, existe una planta llamada Nepenthes hemsleyana, de aspecto muy parecido al de otras plantas carnívoras, que no es especialmente ducha cazando insectos, pero que ha conseguido ganarse el sustento de un modo sumamente ingenioso.

Los suelos son pobres en nutrientes por lo que esta planta se ha especializado en atraer a murciélagos insectívoros, que encuentran en ella no solo un lugar amplio, agradable y desparasitado para posarse, sino que además se benefician de una estructura especial que hace que sus llamadas se amplifiquen. Es como si los pequeños mamíferos alados encontrasen una especie de “pantalla” en la que sus llamadas ultrasónicas se reflejan y les llegan de vuelta. Esto permite que los murciélagos reconozcan fácilmente a estas plantas, un lugar seguro en el que posarse. Tan a gusto se sienten allí los murciélagos, metidos en la “jarra” de la planta, que terminan por defecar. ¡Premio! La planta obtiene así guano, el mejor abono que existe.

Se trata de un caso de mutualismo de libro, dos especies diferentes se benefician la una de la otra y mejoran su aptitud biológica. Los científicos se preguntaban cómo era posible que la Nepenthes hemsleyana sobreviviera capturando tan pocos insectos en comparación con otras especies de planta carnívora. La planta demostró que eso de capturar insectos y digerirlos hasta convertirlos en abono era “mucho trabajo”. ¿Por qué no dejar que eso lo haga un murciélago y obtener directamente el guano?

¿Quién es el “listo” ahora, el animal o la planta? Y es que puede que eso de hacer que un mamífero se te cague encima no sea muy elegante, paro a la planta tu opinión y la mía le da absolutamente igual. ¡Ande yo caliente!

El artículo sobre esta relación especial entre murciélagos y plantas acaba de publicarse en Current Biology.



1 Comentario

  1. No hace mucho leí en el “Relojero ciego” de Richard Dawking sobre el murcielago y su forma de “ver”. En un momento dado hace una reflexión sobre la opinión que tendrían los murcielagos de nuestra capacidad de detectar una radiación determinada y nuestra capacidad innata de convertir esa radiación en una información que nos indica la distancia a la que nos encontramos de los objetos llegando a construir una “visión” del mismo, aunque no sea tan completa como la que generan ellos…

    A la vista de este artículo, solo me cabe ampliar el mundo de los murcielagos con el hecho de que al igual que los humanos, han encontrado un water en el que realizar sus necesidades… en cualquier caso imagino que la planta de marras “atrae” de algún modo a los insectos a los que pretende cazar y el murcielago se come al insecto al que atrae dejando el mojón correspondiente, porque supongo que la espera puede ser larga para los ciclos vitales del mamífero pero como fuera que también descansa… que menos que hacerlo con aperitivo y deposición.

    No he visto las fotos del modo en el que el murcielago descansa en el water químico ese, pero si analizasen las paredes de la planta con un sonar seguramente podrían detectar grafitis sónicos, en todo caso me resulta curioso pues siempre pensé que los murcielagos no se posaban y que cuando lo hacían, lo hacían al reves… colgando con la cabeza hacia abajo, postura a todas luces incompatible con ese retrete de la naturaleza con letreros de neon (desde el punto de vista de un murcielago, claro).

Deja un comentario

Por maikelnai
Publicado el ⌚ 13 julio, 2015
Categoría(s): ✓ Bichos