¿Más cerca del condensador de fluzo?

Al menos eso es lo he pensado tras leer esta noticia en The Guardian. Vale, no habla para nada de la posibilidad de viajar en el tiempo, pero afirma que tan solo en dos años tendremos coches que usen basura doméstica como combustible. Al fin y al cabo, en Regreso al Futuro II, Emmett Brown ya nos mostró las ventajas de alimentar al mítico DeLorean con detritus urbanos.

INEOS, la tercera empresa mundial más importante en el sector químico, afirmó ayer poder producir bioetanol (en cantidades comerciales) a partir de los residuos biodegradables municipales para el año 2011. Según Peter Williams, jefe ejecutivo de INEOS Bio, “nuestra tecnología hará una gran contribución a la causa de la reducción de gases invernadero, y a la necesidad mundial de combustibles fósiles”.

Según Williams la empresa tiene todo cuanto necesita, incluido un proceso robusto y flexible, para procesar los detritus biodegradables y generar dinero en el proceso. Al mismo tiempo, pretenden dejar atrás el debate sobre la utilización del maíz como fuente de biocombustibles.

El proceso produce etanol mezclando un catalizador biológico con monóxido de carbono e hidrógeno, los cuales son producidos quemando los residuos biodegradables. Los ecologistas han acogido la noticia con cautela. Según ellos, en vez de invertir en una segunda generación de biocombustibles, se debería buscar soluciones de transporte realmente verdes, como coches más eficientes en su consumo, mejores transportes públicos y rutas más seguras para los ciclistas y peatones.

Bueno, hace tiempo escribí acerca de otra compañía que pretendía generar combustible a partir de pañales usados, y poco antes sobre otro emprendedor que veía a los neumáticos viejos como fuente de gran riqueza, así que no veo porqué no vamos a poder aprovechar el potencial energético de la cáscara del melón, o de esa zanca de pollo mohosa que se quedó al fondo de la nevera durante meses. ¡Cosas veredes Sancho!

Inspirado tras leer Cars powered by rubbish ‘in two years time’



7 Comentarios

  1. Pingback: meneame.net
  2. El caso es que siguen dando la tabarra con los combustibles fósiles, y eso es lo que no queremos. Pero que mas dá, ya se echaran las manos a la cabeza cuando se vean con el agua hasta el cuello por su culpa.

  3. Yo supongo que no he entendido bien el proceso que proponen, pero tenía entendido que el biocombustible generaba más dioxido y monoxido de carbono por unidad de energía, al tener los productos que se queman menor poder calorífico. En este caso voy a ser un poco agorero, pero no termina de convencerme, aunque claro, yo soy partidario incondicional de los coches electricos, así que supongo que mi juicio es un poco sesgado…

  4. «Los negocios crean problemas que son utilizados como nuevos mercados para el negocio»

    Lo que se está haciendo en la actualidad no es buscar una solución al problema, es reestructurar el mercado para que nadie pierda dinero.

    ¿Soluciones?

    Coches eléctricos; prohibir el tráfico en el interior de las ciudades; fomentar el transporte multitudinario; reciclaje; etc…

    Yo qué sé. Seguro que juntando unas cuantas cabezas se pueden conseguir resultados interesantes. Pero utilizar los desperdicios de la gente para dar de comer a los coches de la gente, ejem… podrían, por ejemplo, haberlo echo antes y construir centrales térmicas.

    Por ideas que no quede. Lo que tengo claro es que ésto no es una solución, tansolo es retrasar el verdadero problema.

Deja un comentario

Por maikelnai
Publicado el ⌚ 22 julio, 2008
Categoría(s): ✓ Tecnología