¿Y por qué no intentarlo con los insectos?

Los condicionamientos sociales y culturales hacen que en medio mundo, los crustáceos marinos sean considerados un manjar (mariscos) mientras que sus compañeros de Tierra (las cochinillas) no entren en los planes de ningún cocinero cuerdo. Lo mismo sucede con los arácnidos e insectos, en las selvas amazónicas los indígenas consideran que las tarántulas son un plato delicioso, los tailandeses aprecian mucho los gusanos, cucarachas y saltamontes fritos.

Un pescador estadounidense arrojará normalmente por la borda los calamares que capture, mientras que en España se paga realmente caro el kilo de este cefalópodo. Muchos turistas que alaban la cocina ibérica preferirían no saber cómo se preparan los callos, o cuál es el ingrediente clave de las criadillas. En el nordeste de China y en algunas zonas de Corea gustan de comer perros grandes. En la isla de Coco se comen a las ratas, mientras que nosotros no soportamos a los roedores, aunque nos encantan sus parientes los lagomorfos (conejos, liebres). Si como decía un viejo sabio mexicano: “cualquier cosa que se mueva, puede comerse”. ¿Por qué no intentarlo con una de las fuentes de proteínas más abundantes del planeta: los insectos?

Todo esto que os cuento en los párrafos anteriores viene a cuento por el comentario dejado por un lector, en el que añadía un enlace muy interesante sobre un viejo estudio en entomología realizado por la Universidad de Ohio en 1996 y centrado en la posibilidad de usar insectos como alimento para humanos (al final incluso sugieren alguna receta). La tabla que os muestro a continuación me ha llamado especialmente la atención, ilustra perfectamente lo estúpido de algunos de nuestros prejuicios y realmente da que pensar.

Contenido nutricional de insectos comestibles y otros animales basados en 100 gramos.

Energía (Kcal) Proteína (g) Hierro (mg) Tiamina (mg) Riboflavina (mg) Niacina
Termita (Macrotermes subhyanlinus) 613 14.2 0.75 0.13 1.15 0.95
Oruga (Usata terpsichore) 370 28.2 35.5 3.67 1.91 5.2
Gorgojo (Rhynchophorus phoenicis) 562 6.7 13.1 3.02 2.24 7.8
Carne vacuna (Magro picado) 219 27.4 3.5 0.09 0.23 6.0
Pescado (Bacalao a la parrilla) 170 28.5 1.0 0.08 0.11 3.0

Si el tema no os da el consabido repelús, no os perdáis esta extensa, documentada e interesantísima entrada de Jesús en su blog Omnis Scientia.

14 comentarios

Participa Suscríbete

gamusino gamusino

yo estoy con el sabio mexicano ese…. cuando vea a un ser vivo moviendose siempre me pregunto… a que sabrá¿¿¿

con los bichos lo mismo, peo nadie de mis amigos se anima a probarlos conmigo

tengo gatos por casa… y supongo que estarán bueno…… 😛

xDDD

Jete Jete

pues habrá q probar esas oruguitas… ñam ñam ñam… 😎

Recuerdo que cuando estuve en China, co mí cosas q no quise ni saber lo q era, pero q sabían muy bien. Y en los restaurantes, tenían un montón de peceras con sapos, serpientes, insectos… todos ellos vivitos y coleando… al igual que nosotros tenemos aquí peceras con langostas en los restaurantes de lujo…

Nada puede ser más asqueroso que las criadillas o los sesos encebollados… por q no probar los insectos? 😀

Jesús Jesús

Aun a riesgo de caer en el offtopic, al leer tu comentario, no he podido evitar acordarme de un pariente del Pika. 😆

En fin, comentario perfectamente olvidable.

Di Di

En méxico estamos acostumbrados a comer algunos insectos como chapulines (grillos), gusanos de maguey y acociles (como primo lejano de la cucaracha creo o_O… XD) en fin se hace una fiesta para ir de caza de este último en una región del sur del país, toda la gente del pueblo va a buscar acociles y al encontrarlos se los comen vivos en ese instante o se los llevan para hacer salsa principalmente…

patri patri

necesito encontrar un restaurante en España, que ofrezca comidas realizadas con insectos.
da igual donde mientras que sea en España
muchas gracias a todos!!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *