Más cerca de inferir el color real de los dinosaurios

plumas-y-colores-preservados-durante-130-millones-de-anos La imagen que veis sobre estas líneas pertenece a un fósil magníficamente preservado de Eoconfuciusornis (lo cual podríamos traducir como “ave temprana Confucio”), que se encontró en China en 2008 y que vivió hace unos 130 millones de años.

Con semejante edad, este espécimen es el pájaro más antiguo del que se tiene constancia científica, ya que otras especies anteriores en el tiempo como el famoso Archaeopteryx son consideradas proto-pájaros (una forma intermedia entre los dinosaurios y las actuales aves). El Eoconfuciusornis, del tamaño de un cuervo, es el primer pájaro que posee un pico queratínico que carece de dientes, característica que comparte con los pájaros actuales.

¿De qué color eran esas plumas cuando el pájaro estaba vivo? Para descubrirlo, un equipo internacional de biólogos y arqueólogos de China y Estados Unidos, ha analizado las proteínas microscópicas de las plumas empleando una técnica que nunca se había aplicado con fósiles.

Lo que reveló este trabajo, es que las plumas de este ave primigenia no solo contienen unos pequeños orgánulos llamados melanosomas, sino también evidencias de beta-queratina, una proteína situada en la matriz fibrosa que rodea a los melanosomas.

Con anterioridad a este estudio, ya se habían descubierto melanosomas en otras criaturas fosilizadas, sin embargo hasta ahora no quedaba claro si estas pequeñas estructuras redondas pertenecían al animal muerto, o si en realidad provenían de los microorganismos, asociados a la descomposición, que recubrieron el cadáver del animal y ayudaron a preservarlo durante el proceso de fosilización.

Lo cuenta la propia investigadora principal, Mary H. Schweitzer:

“Si estos pequeños cuerpos resultaban ser melanosomas, debían estar incrustados en una matriz queratínica, ya que las plumas contienen beta-queratina. En cambio, si no pudiéramos encontrar esa queratina, entonces esas estructuras podrían ser fácilmente microbios, o una mezcla de microbios y melanosomas”.

Lo más interesante de este trabajo, es que podría abrir las puertas a que un día los científicos puedan llegar a inferir el color de los dinosaurios, cuestión que lleva debatiéndose durante años.

Podéis consultar el trabajo del equipo de biólogos evolutivos dirigido por la citada Mary H. Schweitzer (Universidad Estatal de Carolina del Norte) en PNAS.

Me enteré leyendo Washington Post.


1 Comentario

Participa Suscríbete

GerardoGerardo

Siempre me he preguntado como hacen para saber que una piedra en particular tiene un fosil adentro, es simplemente ensayo y error? o hay maneras de saber que una piedra es más prometedora que otra?

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>