Estar en las nubes mientras trabajas no es tan malo Estás en una aburrida reunión de trabajo. Tu jefe y tus compañeros de equipo están centrados en lo que hacen. Tu en cambio estás de cuerpo presente, si bien tu mente está en otro lado, muy lejos de la sala de juntas, vagando libre. ¿Es esto malo? Pregúntaselo a tu jefe, cuando se da cuenta de que estás en las nubes tras hacerte una pregunta que ni oyes. (Tranquilo al final de este artículo te vamos a dar una excusa para que, en caso de que te despida, tu mujer te perdone y se de cuenta de la joya con la que comparte su vida).

El centauro de la excavación de Volos
El centauro de la excavación de Volos

Lo último que un estudiante universitario piensa en encontrarse cuando visita una biblioteca es el esqueleto a medio desenterrar de un centauro, pero esto es justamente lo que les espera si acceden a la Biblioteca John C. Hodges de la Universidad de Tennessee (U.T.) en Knoxville.

El astronauta Mark Watney (Matt Damon) cultivando patatas marcianas en la película The Martian
El astronauta Mark Watney (Matt Damon) cultivando patatas marcianas en la película The Martian

Si habéis visto como yo, la famosa película “The Martian” (En España simplemente Marte) recordaréis que el protagonista, un astronauta llamado Mark Watney (interpretado por Matt Damon) logra sobrevivir solo y abandonado en el planeta rojo, con el único sustento de unas patatas que él mismo cultivó.

Antigua imagen de el Thames Embankment con el obelisco ya erigido en su ubicación londinense
Antigua imagen de el Thames Embankment con el obelisco ya erigido en su ubicación londinense

Si algún día tenéis la suerte de caminar por la ribera del Támesis, podréis encontraros con un obelisco egipcio al que los lugareños llaman “Aguja de Cleopatra”, pese a que la mítica faraona nada tuvo que ver en su construcción. Dado que mi profesión tiene mucho que ver con los barcos (tercera generación ya en mi familia) me vais a permitir que os hable hoy del modo en que ese monolito egipcio viajó desde la lejana tierra de las pirámides hasta el gallego puerto de El Ferrol, y más tarde hasta su definitivo emplazamiento londinense.