Universo, el corto de animación que inspiró a Kubrick para su ‘2001: una odisea del espacio’


Voy a hablaros hoy de una joya cinematográfica que apenas dura media hora y que sin embargo nos hace viajar en el tiempo. Se titula “Universe” y es un documental que, tras exhibirse en muchísimas escuelas de Norteamérica, sin duda despertó el interés y la vocación por la astronomía de toda una generación de estudiantes. Realizado con técnicas de animación en 1960, por el National Film Board de Canadá, muestra el aspecto que tendría nuestro sistema solar, e incluso las galaxias, si alguien pudiera realizar un viaje espacial.

Durante el corto se habla también del trabajo del doctor Donald MacRae, astrónomo del Observatorio David Dunlap, instalación localizada en Richmond Hill, Ontario, que en aquellos años dependía de la Real Sociedad Astronómica de Canadá. En un momento del mismo, MacRae prepara su equipo (operado principalmente de forma manual, aunque con automatismos de seguimiento interesantes) para fotografiar una estrella empleando técnicas de larga exposición. Me llama la atención especialmente el uso de un arco voltaico entre electrodos de hierro, para poder compararlo luego con el espectro lumínico de la estrella a fin de conocer el movimiento de la estrella en relación a la Tierra.

Realmente impresiona saber que muchas de las cosas que se relatan en el corto siguen sonando “actuales” a pesar de los casi 60 años transcurridos desde su estreno. Obviamente hay errores, como la insinuación de la presencia estacional de “vegetación” en Marte, o considerar a Plutón un planeta (algo que entonces era) pero ni siquiera estos pequeños detalles, o la cortapisa visual del blanco y negro en que está realizado, le restan un ápice de interés y belleza. Sin duda “Universe” es una obra maestra (casi arqueológica) de la divulgación científica, la cual fue por cierto nominada al Oscar en la categoría “mejor corto documental” al año siguiente.

Si hoy me acuerdo de este documental, dirigido por Roman Kroitor y Colin Low, es por la influencia que ejerció en un joven cineasta, “infant terrible”, llamado Stanley Kubrick. El director de “2001: una odisea del espacio” quedó fascinado por este corto de animación, que sin duda fue una de sus grandes influencias de cara a rodar la famosa película, estrenada en abril de 1968, hace ahora 51 años.

Hay innumerables curiosidades alrededor de esta joya del cine de ciencia ficción, que pese a ser recibida tímidamente por el público durante su estreno, terminó por convertirse en una obra de culto. Por ejemplo ¿sabías que Kubrick quiso contratar una póliza de seguros mientras la rodaba, que le protegiera contra la aparición de extraterrestres reales antes del estreno, dejando así a la película obsoleta antes de llegar a las pantallas? La aseguradora londinense Lloyd’s declinó la póliza porque consideró que la probabilidad de tal encuentro con alienígenas era demasiado baja. (Lo raro es que no hubieran aplicado este razonamiento a su favor para cobrarle un buen “pico”).

Curiosamente, Kubrick consideró titular también “Universo” a su película sobre monolitos extraterrestres y estaciones espaciales giratorias, aunque finalmente optó por el título icónico que todos conocemos. La influencia del documental de Kroitor y Low en la película es tal, que Kubrick llegó a contratar al narrador del corto, Douglas Rain, para que diera voz a la malvada computadora HAL 9000. Además, se hizo también con los servicios del artista responsable de los efectos artísticos, Wally Gentleman, para que se encargara de los efectos espaciales de la película.

Se me ocurre que “Cosmos”, el viaje televisivo que nos regaló Carl Sagan a comienzos de la década de los 80, es en cierto modo una actualización y expansión de este documental canadiense, en el que se añadieron los descubrimientos realizados en las dos décadas posteriores.

En fin, espero que disfrutéis de esta cápsula del tiempo que es “Universe”, 59 años después de su estreno.



3 Comentarios

  1. Se nota que es un documental antiguo porque dice que Mercurio muestra siempre la misma cara al Sol, lo cual no es cierto. Aunque lo más interesante es que ni siquiera menciona la expansión del Universo, lo cual probablemente indica que la mayoría de los astrónomos no había aceptado aún dicho concepto en 1960.

    1. Es que en 1960 se seguía debatiendo si tenia razón Gamow o la tenia Hoyle. Hasta 1965 no recibió la expansión el empuje del descubrimiento de la radiación de fondo de microondas. dice:

      Es que en 1960 se seguía debatiendo si tenia razón Gamow o la tenia Hoyle. Hasta 1965 no recibió la expansión el empuje del descubrimiento de la radiación de fondo de microondas.

Por maikelnai
Publicado el ⌚ 8 abril, 2019
Categoría(s): ✓ Educación/Opinión