Sobre las dificultades para tener bebés en Marte

bebé en Marte Había un montón de inconvenientes para llegar a Marte en 2007, tal y como recopilé en este post aquel año. ¿Y ahora? También, pero por alguna razón los científicos, tal vez imbuidos del optimismo de Elon Musk, comienzan ya a contemplar todas las posibilidades que se desprenden de la colonización del planeta rojo.

Obviamente, la parte más complicada de sostener a toda una civilización prosperando en Marte es la del remplazo de los humanos demasiado viejos, heridos o incluso fallecidos. En la Tierra eso se soluciona sobradamente mediante la reproducción sexual, por más que en algunos países (España incluida), el remplazo generacional empiece a estar en el aire. Pero ¿y en Marte? ¿Va a resultar fácil la paternidad en nuestro planeta vecino?

Bien, según un nuevo artículo publicado en Futures por Konrad Szocik (filósofo y científico cognitivo de la Universidad Jaguelónica en Polonia) y otros colegas, la reproducción puede ser la parte más difícil de todo el esquema colonizador. Pensad por ejemplo, que es probable que en ausencia de gravedad la fecundación pueda resultar muy dificultosa, de ahí que este mismo año vayan a hacerse pruebas con esperma humano y de toro en la ISS.

Y es que además de los inconvenientes clásicos que ya cité en 2007 (radiación cósmica, microgravedad, estrés, etc.) tendremos que tener en cuenta los peligros derivados de tener un bebé en Marte. Al igual que sucede en la película de 2017 Un espacio entre nosotros, conviene recordar que cuando logremos que los humanos vivan y se reproduzcan en Marte, quizás ya no sea posible para ellos vivir en la Tierra.

Y obviamente llegar a esto de forma natural va a llevar una larga temporada adaptativa. Por eso Szocik cree que solo hay una forma de que los humanos puedan tener descendencia sana en Marte de forma inmediata: la ingeniería genética. Sin duda este concepto traerá consigo su propio conjunto de desafíos.

En TheDailyBeast entrevistan a Szocik, y esto es lo que dice al respecto de lo que deberíamos hacer para preparar la colonización de Marte:

“Deberíamos hacer esto ahora (se refiere a modificarnos mediante ingeniería genética) en la Tierra, para mejorar nuestras posibilidades de supervivencia ahí afuera. No hemos evolucionado para vivir en el espacio por lo que deberíamos hacer todo cuanto esté en nuestra mano para modificar a los humanos antes de enviarlos allí”.

Szocik es consciente de que la modificación genética de humanos para prepararlos para los vuelos espaciales y la vida fuera de la Tierra es una tarea hercúlea para la cual nuestra tecnología aún no está lista. También es consciente de que el mero concepto seguramente plantea cuestiones éticas, pero está firmemente convencido de que el fin justifica los medios. Por ello defiende que: “quizás deberíamos dejar la ética terrestre en la Tierra“.

No sé como lo veis vosotros, pero el año pasado la web del MIT Technology Review ya dio algunas pistas de por donde deberían ir los tiros de lo que necesitaríamos cambiar: genes para resistir la radiación, para sintetizar los elementos esenciales (vitamina C por ejemplo), para reducir la dependencia del oxígeno, etc.

En fin, la pregunta es ¿deberíamos si quiera plantearnos la idea de “tunear” unos cuantos embriones humanos, para fabricar con ellos a los futuros padres marcianos perfectos? Ahí lo dejo…

Me enteré leyendo TheDailyBeast.

6 comentarios

Participa Suscríbete

Subutai Subutai

Habrá que releer “Homo Plus”, de Frederick Pohl. La modificación drástica del ser humano para sobrevivir en Marte

Luriant Luriant

Hace tiempo que pienso en la posibilidad de que la humanidad cree un cerebro electrónico capaz de replicar un cerebro humano, un chasis capaz de resistir el vacio que solo depende del consumo de energía y escasos minerales para suplir el desgaste y perdida de atomos en su funcionamiento.

Traspasar una inteligencia humana a un cuerpo así es algo que no soy capaz de imaginarme. Como el barco de Teseo, ¿seguiría siendo la misma persona o solo una copia de mi mismo en otro cuerpo?

Por eso creo que sería más fácil crear dicha inteligencia, y dejar que genere su propia consciencia. Si simula el cerebro humano no habrá diferencia entre su forma de pensar y la nuestra.
Para eso deberíamos a dejar de pensar en humanidad desde un concepto biologico, y empezar a pensar como pensamiento y valores. Si piensa como yo y tiene mis mismas ideas e ideales de futuro… que más da que no sea carne de mi carne, estaría dispuesto a considerar “hijo” a un ser que se asemeje mentalmente a mi mas que biologicamente.

Al final la humanidad biologica dará lugar a una humanidad mecánica que mantenga sus valores y los expanda por el universo, algo para lo que nosotros no estamos preparados.

TheTourist TheTourist

Como va la cosa, creo mas probable que todos nos encerremos en mundos virtuales a lo matrix antes de andar padeciendo dolores en mundos estériles, muertos y jodidos para vivir.

¿Terraformar un planeta? ¿Cambiar nuestro ADN?… mejor 2 clicks y ya esta, te vas al mundo que tu quieras.

Antonio Pedrajas Ortiz Antonio Pedrajas Ortiz

Modificar humanos para ser viables en Marte es hacer marcianos. Los alienígenas no tendrán que venir a visitarnos. Seremos nosotros los que estemos produciendo alienígenas para colonizar el sistema solar u otros sistemas. Gran paradoja: dejar de ser lo que somos para perpetuar la especie que dejaremos de ser. Ahora somos terráqueos; cuando salgamos de la Tierra seremos alienígenas.

Responder a Martín Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *