Redacción de LiveScience

publicado: 22 noviembre 2006 – 02:33 pm ET

Las mujeres que montan en bicicleta con frecuencia corren el riesgo de perder sensibilidad en sus genitales e incluso de sentir dorlor, sugiere un nuevo estudio.

Los investigadores compararon a 48 mujeres que competían en ciclismo con 22 mujeres que practicaban atletismo. Las ciclistas rodaban al menos 16 kilómetros semanales, y las atletas corrían al menos 8 kilómetros a la semana. Las atletas fueron elegidas como grupo de control de mujeres activas ya que no estaban expuestas a ninguna presión directa en la región perineal.

“Descubrimos que la ciclistas experimentaban un aminoramiento de su sensación genital”, comentó el autor principal del estudio, el Dr. Marsha Guess, profesor asistente de obstetricia y ginecología en la Escuela de Medicina de Yale. “Sin embargo, no tenía efectos negativos en la función sexual ni en la calidad de vida de nuestras jóvenes y saludables participantes pre-menopaúsicas”.

Alrededor de 13 millones de mujeres estadounidenses montan en bici regularmente, afirma el investigador.

A pesar de los múltiples beneficios para la salud de los que practican el ciclismo, la actividad ha estado también relacionada con el dolor de cuello y espalda, con lesiones por rozaduras y otras dolencias que afectan a ambos sexos. Pasados estudios, incluyendo uno realizado por Steve Schrader, co-investigador del Instituto Nacional para la Seguridad y Salud Ocupacional, han encontrado una asociación entre el ciclismo y las disfunciones eréctiles y el entumecimiento genital en hombres.

“Este es el primer estudio que evalúa los efectos de la actividad prolongada o frecuente con la bicicleta sobre la función sexual en mujeres”, comentó Guess. “Mientras van sentadas sobre una bicicleta, el nervio externo genital y la arteria sufren una compresión directa. Es posible que esta compresión crónica del área genital femenina pueda llegar a comprometer el flujo sanguíneo, causando daños en los nervios debido a interrupciones e n la conexión sangre-nervio”.

El estudio se detalla en la edición actual de la publicación Journal of Sexual Medicine.

___________________________________________________________

Fuente noticia: LiveScience

Traducido por Miguel Artime

El silicio, el arquetipo de semiconductor, ha demostrado (tras un largo proceso) que puede actuar como un superconductor. Sustituyendo el 9% de los átomos de silicio con átomos de boro, físicos de Francia descubrieron que la resistencia del material cae en picado cuando se le enfría por debajo de 0,35 kelvin

” Philipp Achatz, estudiante de doctorado en Grenoble, ajusta la muestra de silicio altamente desnaturalizado, que más tarde será introducida en una disolución de helio criogenizado para su enfriamiento.

El boro viene siendo añadido comúnmente al silicio para convertirlo en un semiconductor útil, pero raramente se hace en un porcentaje superior al 0,002% del total de átomos. Al tener un electrón menos que el silicio preparado para enlazarse con su átomo vecino, el boro incorporado al silicio deja una especie de “agujero” de carga positiva en cada lugar donde el electrón “ausente” del boro se empareja con uno del silicio. A temperatura ambiente, estos agujeros se pueden mover por los alrededores, convirtiendo al silicio desnaturalizado con boro en un semiconductor “tipo P”, pero a temperaturas bajas, los agujeros permanecen vinculados en orbitales que se ubican alrededor de los núcleos de boro.

Se sabe desde hace tiempo que con concentraciones de boro en un porcentaje del 0.01% estos orbitales de baja temperatura se solapan, haciendo posible la conductividad típica del metal. Sin embargo, hasta ahora todos los intentos por hacer del silicio un superconductor habían fracasado. Busterret Etienne del Centro Nacional de Investigación Científica en Grenoble y sus colegas, lo han intentado ahora desnaturalizando el silicio a concentraciones aún mayores de boro, con la esperanza de observar el efecto. Al ser el silicio un elemento que normalmente rechaza las impurezas en su estructura, tuvieron que emplear un vigoroso método llamado “desnaturalización láser por inmersión en gas” que consiste en fundir y enfriar repetidamente una delgada película de silicio mediante un pulso de láser. Durante cada etapa de fundido, se tamizan átomos gaseosos de boro hacia la película, los cuales permanecerán cuando esta se solidifique. Finalmente con este método se consigue remplazar el 9% de los átomos de silicio.

Los investigadores descubrieron que por debajo de una temperatura de 0,35 Kelvin, este silicio altamente desnaturalizado se hacía superconductor. Etienne comenta que probablemente sean capaces de incrementar un poquito más la temperatura de transición, aunque es bastante improbable que el material tenga alguna aplicación en dispositivos de consumo.

__________________________________________________

Fuente información: Physicsweb

Traducido por Miguel Artime

[Vía Slashdot] Llego a un artículo de New Scientist titulado: “Prepárate para vivir las 24 horas del día” en el que se habla de un fármaco llamado modafinila. En realidad es un estimulante que fue lanzado hace siete años, y que desde entonces parece haber adquirido una reputación casi mítica para mantenerse despierto sin machacarte los nervios, sin provocar euforia y sin que finalmente llegue el típico bajón que se consigue con otros productos como la cafeína o las anfetaminas.

En el artículo, una usuaria del fármaco llamada Yves (aunque no es su verdadero nombre) afirma que lleva usándolo tres años y dice que es “tremendamente útil” y que se encuentra a si misma “más productiva en el trabajo” además de “más organizada y motivada”

La modafinila, es una droga estimulante central y agente de primera línea para la somnolencia diurna y la narcolepsia, es eficaz para la fatiga y la somnolencia de los pacientes con esclerosis múltiple, enfermedad de Parkinson y distrofia miotónica. Y según el artículo, es solo la avanzadilla de una oleada de nuevos fármacos que prometen ser al control del sueño lo que la píldora anticonceptiva fue al sexo.

En el futuro, el ser humano por primera vez en la historia, podrá planificar su vida sin tener en cuenta los ciclos naturales noche-día. Según Russel Foster, biólogo circadiano del Imperial College de Londres: “cuanto más entendemos el reloj de 24 horas de nuestro cuerpo, más capaces somos de anularlo”. Y además añade algo que para él (y seguramente también para los amantes de la noche ibicenca) es un logro incomparable, pero que a mi me parece una auténtica “pesadilla” (lo cual hablando de no dormir es realmente paradójico).

Russel Foster dice: “en 10 o 20 años seremos capaces farmacológicamente de librarnos del sueño. Imitar al sueño llegará un poco más tarde, pero creo que lo conseguiremos”. Foster se imagina un mundo donde sea posible, o incluso rutinario, que las personas se mantengan despiertas 22 horas al día, y duerman las otras dos.

Afortunadamente no estoy solo, un científico británico que también aparece en el artículo y que responde al nombre de Neis Stanley (jefe de investigación sobre el sueño de la Unidad de Investigación en Psicofarmacología Humana de la Universidad de Surrey) dice: “creo que esto sería lo más odioso que le podría suceder a la sociedad”, aunque admite, como la mayoría de los investigadores del sueño, que se trata de algo inevitable.

Desde luego, a uno le da miedo pensar, un día cualquiera por semana, en una calle atestada de tráfico y gente a su bola a eso de las 4 de la mañana. La sociedad se dividiría en “Insos” y “Somnos”, siendo los primeros los más guays del Paraguay, porque además de poder estar todo el día de farra se ahorrarían la hipoteca, las letras del colchón y la tintorería de la funda nórdica. ¿Para que comprarse un piso pudiendo alquilar por horas una cabina-ataud para echar una cabezadita de tanto en tanto? Alquilas un guardamuebles para guardar la ropa (o mejor te compras ropa desechable “cleenex fashion”), comes deprisa en el McDonalds, duermes deprisa en la cabina, y así tienes todo el tiempo del mundo para dedicarte a…. ¿a qué? ¡Vaya, en el artículo se olvidaron mencionarlo!

Lo dicho, el mundo a veces parece que va a peor, sobre todo para mi, un Somno de toda la vida. Hasta ahora en la oficina, cuando llegaba la crisis de las 13:30, uno se consolaba pensando en que largas horas después le esperaba, la family, el capítulo de House y finalmente ración de Morfeo. Pero visto lo visto ¿sabéis lo que os digo? que puestos a imaginar desde la oficina, lo mejor es pensar en unas buenas vacaciones en Punta Cana, eso si con el bolsillo lleno de modafinilas, que las vacaciones hay que aprovecharlas día y noche.

19 noviembre 2006

POR GINA DAMRON

REDACTORA EN PLANTILLA FREE PRESS

”Thiago Thiago Olson, de 17 años, de pie junto a su reactor de fusión nuclear, al que el llama “el fusor”, en su casa de Oakland Township el viernes. Después de más de dos años y 1.000 horas de investigación, el estudiante de último curso en el Instituto Stoney Creek, con un poquito de ayuda de su padre, construyó la máquina. (PATRICIA BECK/Detroit Free Press)

Por encima, Thiago Olson es como cualquier adolescente típico.

Miembro del equipo de cross y senderismo del Instituto Stoney Creek en Rochester Hills. Es un chico guapo, pulcro, con una nota media de 3,75 y tiene su vista fija en el próximo paso: la universidad.

Pero para sus amigos, Thiago es conocido como “el científico loco”.

En el sótano de la casa de sus padres en Oakland Township, apilada en una zona que la mayoría no pude ver, Thiago exprime su amor por la física en un proyecto que le ha tomado más de dos años y 1.000 horas, entre investigación y construcción: una máquina grande e intrincada que, a pequeña escala, produce fusión nuclear.

La fusión nuclear – combinar átomos para crear energía – es una especie de “santo grial de la física”, comenta.

De hecho, en www.fusor.net, el alumno de último curso en Stoney Creek figura en el ranking como el aficionado nº18 en el mundo en crear fusión nuclear. De modo que ¿cómo lo ha logrado?

Apuntando a la cámara de acero donde sucede toda la magia, Thiago comentó el viernes que esta pieza del rompecabezas actúa como cámara de vacío. El aire es extraído hacia un filtro.

Entonces, se inyecta deuterio gaseoso – una forma de hidrógeno – en la cámara de vacío. Aproximadamente 40.000 voltios de electricidad se introducen en la cámara desde una pieza del equipo extraída de una vieja máquina de mamografía. A medida que la máquina funciona, los átomos en la cámara se ven atraídos hacia el centro y de repente – ta chaaán – fusión nuclear.

Thiago comenta que cuando eso sucede, se forma una pequeña e intensa bola de energía.

Consiguió la fusión por primera vez en septiembre, y desde entonces ha estado perfeccionando la máquina en el garaje de sus padres.

Este año, Thiago alcanzó las semifinales de la Competición Nacional de la Fundación Siemens. Piensa participar en la Feria de Ingeniería y Ciencia de la ciudad de Detroit, que tendrá lugar en marzo, con la esperanza de clasificarse para poder estar presente en la Feria Internacional de Ciencia e Ingeniería Intel, que tendrá lugar en Nuevo México el próximo mes de mayo.

Para su madre y su padre, aún son reminiscencias del juguete de química que recibió como regalo a los cinco años, luego a los 9, era capaz de cambiarle la batería al viejo coche de su hermano mayor.

Ahora, en una pequeña habitación del sótano, Thiago ha montado un laboratorio de ciencia – donde aparecen botellas etiquetadas como “hidróxido de potasio” y “metanol” colocadas en estanterías, además de un viejo y usado libro titulado “la huella atómica: análisis de activación de neutrones” apilado, entre otros, en un fregadero vacío.

La madre de Thiago, Natalice Olson, recelaba inicialmente del proyecto, aún cuando el único peligro real de la máquina de fusión es el alto voltaje y la pequeña cantidad de rayos X emitidas a través de la ventana de vidrio de la cámara de vacío, gracias a la cual Olson graba en vídeo la fusión en acción.

Pero, realmente su madre no estaba sorprendida, ya que el chaval siempre ha tenido nobles ideales.

“Inicialmente, quiso construir una cámara hiperbárica”, comentó, añadiendo que ella dijo que no en seguida. Pero cuando él volvió preguntándole si podía construir una máquina de fusión nuclear, tuvo que ceder.

“Creo que fue muy valiente al pensar que podría ser capaz de hacer algo tan asombroso”, añadió ella.

El padre de Thiago, Mark Olson, le ayudó a construirlo con algo del trabajo eléctrico. Para conseguir todas las partes necesarias, Thiago rastreó Internet, comprando cosas en eBay y anunciando su edad para persuadir a los fabricantes para que le hicieran descuento. El diseño del modelo surgió de su propia cabeza y de algunas sugerencias que le hicieron otros amantes de la ciencia, que encontró en Internet.

Algún día, el chico espera trabajar para el gobierno federal, tal y como hiciera su abuelo Clarence Olson, que diseñó tanques para el Minsterio de Defensa después de la Segunda Guerra Mundial. Thiago, que es modesto y humilde con su logro, dijo que supo desde muy jovencito a qué quería dedicar su vida.

“Siempre he estado interesado en la ciencia”, comentó. “Siempre ha sido mi asignatura favorita en el colegio”.

Pero su madre tenía otras ideas.

“Pensaba que iba a ser cocinero”, dijo Natalice Olson, “porque le gustaba mezclar cosas”.

________________________________________________________

Fuente noticia: Detroit Free Press

Traducido por Miguel Artime

No he podido evitar el chistecito al inagurar (por fin) este blog que tanto trabajo me ha costado instalar. Ahora que caigo hace unos minutos que ya no es 20-N, y la verdad no me hubiera gustado comenzar en una fecha tan “señalada” para los nostálgicos.

En fin, que me voy por las ramas, después de volverme loco con la instalación del WordPress en Godaddy, con quien había contratado hosting económico en Güindous, llegué al post de un tipo que había sufrido tanto como yo y que decidió hacer un “switch” de plataforma a Linux. Epa, he hecho lo mismo y por fin este invento funciona. Es genial, no he tenido que tocar nada, todo lo demás ya estaba hecho (tal y como expliqué en mi bitácora de Barrapunto).

En fin, ya tengo blog, pero ahora mismo no tengo mucho tiempo para celebrarlo, es la una menos cuarto y el sobre me llama ineludiblemente. Se puede decir, que esta entrada es más una prueba que otra cosa, en cuanto domine este software prometo seguir con lo mío, las traducciones, la divulgación, el pensamiento crítico, las fotografías espectaculares, etc.

Espero que alguien esté ahí afuera, como la verdad del FBI, y que deje mensajitos. ¡Qué feliz soy joer! Después de 13 años desconectado de las máquinas, al menos valgo para montarme un blog prefabricado 😉

Nos leemos.