Craig Cobb Ahora que el señor Donald Trump la ha liado tan parda al respecto de su tardía y descafeinada respuesta a los recientes ataques racistas por parte de supremacistas blancos, conviene recordar que la humanidad lleva cientos de miles de años migrando y mezclándose con otros pueblos, y que puede seguirse el rastro de todo esto gracias al ADN mitocondrial que nuestras incontables madres guardan en su código genético. Por ello la ciencia puede en ocasiones jugarle malas pasadas a aquellos blancos que presumen de pureza racial. La locura de Hitler y los millones de muertos que trajo debería haber hecho que estas ideas propias de la extrema derecha desaparecieran, pero por desgracia no es así.

El gas de la risa era un divertimento Entre las historias de serendipia más trágicas se encuentra la del descubrimiento de la anestesia, que se atribuye al dentista estadounidense Horace Wells (1815-1848). Con todo, el inicio del relato es en cierto modo humorístico, ya que las dotes de observación de Horace se iniciaron en una feria, mientras presenció el uso del oxido nitroso (o gas de la risa) de forma lúdica. Por aquellos tiempos la gente se desternillaba de risa observando los efectos que este gas provocaba en quienes lo inhalaban, que comenzaban a aullar como hienas para diversión de quienes lo presenciaban.

Niño soplando las velas sobre una tarta vegana Esto de regresar de vacaciones le pone a uno de un humor de perros. Y ya que la depresión post-vacacional me está atacando severamente ¿por qué no compartir actitudes negativas con los lectores? Lo hice ayer atemorizando a mis lectores de Yahoo! al advertirles de los peligros del estropajo, y lo haré hoy con vosotros para que ni el día de vuestro cumpleaños podáis relajaros… ¡Muahahaha!

candy-crush y reactor nuclear Reconozco que estoy enganchado al Candy Crush. Llena mis horas de aburrimiento en la cama cuando soy incapaz de conciliar el sueño, aunque en realidad tal vez sea este popular juego el auténtico culpable de mis desvelos. A juzgar por las peticiones de vidas, se que muchos otros colegas de Naukas juegan con esta App lúdica, en el fondo una variación del popular tres en raya de toda la vida.

Fotograma de la película Rise of the Planet of the Apes
Fotograma de la película Rise of the Planet of the Apes

De entre todos los grandes simios, que como sabéis agrupan a gorilas, orangutanes, bonobos, chimpancés y humanos, parece ser que los más debiluchos somos nosotros, los Homo sapiens. Y eso que bonobos y chimpancés son más pequeños físicamente que nosotros. ¿Pero por qué los chimpancés son mucho más fuertes que nuestros mejores atletas? Hasta ahora los científicos no lo tenían del todo claro.