Pues sí, las anguilas eléctricas pueden saltar fuera del agua

anguila-electrica-descargas-de-600-voltios En su expedición al Amazonas venezolano en el sigo XIX, el explorador prusiano Alexander von Hulmboldt relató haber visto a los habitantes locales emprender una extraña caza. Al parecer, los indígenas hacían entrar en una charca a un par de caballos, tras lo cual observaban como sufrían sacudidas eléctricas a cargo de las anguilas (Electrophorus electricus), que saltaban del agua para aumentar la superficie de contacto con los equinos. Luego, cuando a estos peces (en realidad no son anguilas sino miembros de la familia Apteronotidae) se les agotaba la corriente, los lugareños los cazaban con sus propias manos para comérselos.

Hasta el momento, ese relato era considerado falso, tratado como la típica historia de pesca exagerada que muchos aficionados a esta actividad cinegética cuentan las tardes de aburrimiento. De hecho, los científicos no la tenían en cuenta porque no creían la descripción de anguilas saltando fuera del agua para alcanzar los cuerpos de los caballos.

Aparte del hecho de considerar si merece o no la pena perder un par de caballos para comer algo de pescado, la historia de von Humboldt podría ser veraz después de todo, al menos en lo relativo a los saltos fuera del agua de estos peces de agua dulce sudamericanos. El profesor Kenneth Catania de la Universidad Vanderbilt (Nashville, Tennessee, EE.UU.) acaba de realizar una investigación que así parece indicarlo.

En el vídeo inferior observaréis como se introduce en una pecera que contiene a una anguila eléctrica, dos simulacros de brazo humano y cabeza de caimán, recubiertos ambos con LEDs que se iluminan cuando reciben descargas eléctricas. En efecto se observa que las anguilas se lanzan fuera del agua para aumentar la superficie de contacto corporal con sus presas, y así incrementar el voltaje con el que las aturde.

Catania descubrió que la anguila podía suministrar una descarga más concentrada si se proyectaba fuera del agua y presionaba su barbilla contra los animales que la amenazaban.

En sus propias palabras: “Las anguilas podrían no ser demasiado buenas a la hora de aturdir a animales que no están completamente sumergidos en el agua, de modo que lo solucionan con este comportamiento. Cuanto más alto llega la anguila, más energía le llega a su víctima y menos se pierde en el agua. Estas anguilas han evolucionado para generar una producción eléctrica muy notable, y al parecer, al mismo tiempo también ha desarrollado comportamientos muy singulares.

Me enteré leyendo Smithsonian.com.


Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>