¿Tendrán nuestras casas futuras ‘suelos pensantes’ a prueba de terremotos?

suelos-pensantes-hechos-de-bacteruasAún con las imágenes de casas derruidas frescas en la retina tras el último terremoto (por ahora) en el centro de Italia, leo en Science acerca de un curioso proyecto que trata de fabricar “suelos vivos” e incluso – y uso sus propias palabras – “pensantes”, a fin de combatir estas catástrofes cíclicas.

La idea, que parte de un equipo de estudiantes de graduado de la Universidad de Newcastle en Gran Bretaña (por cierto, con presencia de varios españoles entre ellos), consiste en modificar genéticamente a ciertos microbios de suelo de la especie Bacillus subtilis para fabricar una especie de bio-cemento con capacidad autoreparativa.

Lo que estos jóvenes pretendía inicialmente con este cemento experimental, al que han llamado BacillaFilla era participar en una competición biológica. Pero, quien sabe… tal vez un día cercano veamos algo así en las estanterías del Leroy Merlin.

En esencia, la idea del equipo de creadores del BacillaFilla, con su bio-diseñador a la cabeza, era desarrollar un bio-cemento en el que las bacterias (modificadas genéticamente a la carta) respondiesen a los cambios de presión produciendo una reacción que ayudase a apuntalar el suelo bajo los cimientos.

Para lograrlo, el equipo cultivó una bacteria intestinal común en un sustitutivo del suelo (en este caso un hidrogel con forma cilíndrica). Después, sometieron al hidrogel cargado de bacterias a presiones hasta 10 veces superiores a las que experimentarían al nivel del mar.

Al estudiar el genoma de estas bacterias, identificaron 122 genes que triplicaban su actividad cuando se producía el aumento de presión. Posteriormente, el equipo modificó el genoma bacteriano de manera que el ADN regulador responsable de la activación de uno de estos genes, se uniese al gen de una proteína que se ilumina al ser producida. ¿El resultado? Cuanta más presión se ejercía sobre el microbio, más intensamente brillaba.

El equipo de investigadores presentó su trabajo el pasado 29 de octubre durante una conferencia en Ann Arbor (Michigan, EE.UU.) organizada por la Asociación para el Diseño Asistido por Ordenador en la Arquitectura (ACADIA). Además del trabajo de ingeniería genética, durante la conferencia el equipo de investigadores describió un programa informático capaz de predecir cómo va a reaccionar el microbio a algunas fuerzas – tales como la presión del agua – transferidas a través del suelo bajo los cimientos de un edificio (véase ilustración inicial).

Lo que planean hacer los investigadores, en última instancia, es reemplazar el gen de la proteína que brilla intensamente con otros genes que convertirán al BacillaFilla en un bio-cemento con el que podrán fabricar “suelo pensante” capaz de mantener los edificios seguros, al dotarles de cimientos susceptibles de auto-construirse.

¿Creíais que la arquitectura iba a quedar fuera de la corriente – cada vez más en boga – de incorporar la biología a todo lo que nos rodea? Primero fueron los bio-alimentos y sus lactobacilos, ahora le toca el turno a la arquitectura. Cualquier cosa será bienvenida si impide que, en el futuro, las construcciones se caigan cuando golpee el próximo temblor.

El proyecto sobre coloides computacionales presentado durante ACADIA puede visualizarse aquí.

Me enteré leyendo Science.


2 Comentarios

Participa Suscríbete

iliadde

No sé si he entendido muy bien el concepto. Es decir, lo que entiendo es que si se producen fracturas en los cimientos de una construcción, éstos al instante se autoreparan y la estructura no se colapsa. Si es así sería genial la verdad.

danieldaniel

Por favor, que en caso de terremoto no daría tiempo a que las bacterias hiciesen nada. Esto está pensado para evitar lo que le ocurrió a la Torre de Pisa y para reparar las grietas que puedan aparecer en los cimientos tras la construcción. Se agradece el artículo pero… estaría mejor si se mencionase el quorum sensing y la cementación por precipitación de carbonato cálcico
https://2010.igem.org/Team:Newcastle
Y sí, lo veo vendiéndose en las grandes cadenas de bricolaje y hasta las ferreterías en unos años. Aunque está pensado más para grandes estructuras, pero bueno.

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>