La NASA anuncia un plan para construir un avión eléctrico

17nasa-master768

Un nuevo avión experimental, que está siendo construido por la NASA, podría ayudar a darle un empujón a algo que en el presente no es más que una curiosidad técnica: la aviación de tracción eléctrica. ¿Logrará la NASA convertir lo que hoy es quimera en algo que pudiera ser comercialmente viable para pequeñas aeronaves?

En una conferencia el pasado viernes organizada por el Instituto Americano de Aeronáutica y Astronáutica en Washington, el administrador de la NASA, Charles F. Bolden Jr., ha anunciado un plan para diseñar un avión totalmente eléctrico al que han designado como X-57, que formará parte de los esfuerzos de la agencia para hacer la aviación más eficiente y menos contaminante.

“El X-57 dará el primer paso de gigante en la apertura de una nueva era de la aviación”, declaró el Sr. Bolden.

Las medidas tomadas por la NASA no se traducirán en aviones totalmente eléctricos que crucen los Estados Unidos de punta a punta. En lugar de eso, la agencia espera que la tecnología puede ser incorporada en otros aviones más pequeños dedicados a vuelos locales de pasajeros y carga, dentro de unos años.

El X-57 se parecerá más a una avioneta Cessna, a diferencia de algunos de los aviones X futuristas, presentados anteriormente por de la NASA. Su velocidad de crucero podría rondar las 280 kilómetros por hora. Sus alas, sin embargo, serán únicas – mucho más delgadas de lo habitual y equipadas con 14 motores.

“El problema con el diseño tradicional de las aeronaves es que tienes que darles cierto tamaño a las alas para que puedan despeguar y aterrizar a velocidades seguras, por lo que el ala tiende a terminar siendo más grande que lo necesario para el vuelo de crucero”, dijo Sean Clarke, co-investigador principal de el proyecto del Centro de Investigación de Vuelo Armstrong de la NASA en Edwards, California.

Para el X-57, los investigadores de la NASA están diseñando alas más estrechas, que son más eficientes durante el vuelo de crucero, propulsadas por dos motores eléctricos de 60 kilovatios en los extremos del ala que hacen girar las hélices de 1,5 metros de largo.

Para el despegue y el aterrizaje, la aeronave contará con 12 motores más pequeños de 9 kilovatios que accionan hélices de 60 centímetros de largo, los cuales entrarán en funcionamiento para soplar aire extra sobre las delgadas alas y así generar la sustentación necesaria. Durante el vuelo, los propulsores más pequeños permanecen plegados.

La NASA ya ha comprado el avión bimotor de diseño italiano Tecnam P2006T de cuatro plazas, que se transformará en el X-57. En el primer paso, la NASA va a sustituir los motores de gasolina por los eléctricos, con el objetivo de que despegue en aproximadamente un año. La transformación de las alas llevará un período estimado entre uno o dos años, según estima el Sr. Clarke.

Las denominaciones “X-plane” son entregadas por la Fuerza Aérea de los Estados Unidos para el diseño de aviones experimentales, y se inició con el X-1 que rompió la barrera del sonido en 1947. El último esfuerzo X-plane que realizó la NASA, data de hace más de una década, y fue el X -43A, un dardo negro no tripulado que se aceleró a cerca de 11.000 Km/h, estableciendoó el récord para un avión de propulsión a chorro.

Los investigadores de la NASA han apodado el nuevo avión “Maxwell”, en honor a que James Clerk Maxwell, un físico escocés del siglo XIX que estableció las ecuaciones básicas del electromagnetismo.

El X-57 está lejos de ser el primer avión eléctrico, de hecho en estos momentos un avión eléctrico alimentado por energía solar llamado Solar Impulse realiza una serie de vuelos que lo llevará por todo el mundo. Pero el Solar Impulse viaja a una velocidad en 38 a 64 km/h., lo cual, según dijo Clarke: “no creo pueda clasificarse como un avión de alta velocidad”.

A 280 km/h, el X-57 sería tan rápido como el P2006T original y otros aviones de aviación general similares. “Eso es una velocidad que podría permitirle una cuota de mercado mucho mayor a esta tecnología”, dijo Clarke.

Los gastos operacionales podrían reducirse hasta en un 40 por ciento, y los motores eléctricos son mucho más silenciosos.

El diseño no supera las deficiencias de la propulsión eléctrica. Sus baterías de 362 kilos sustituirán a los dos asientos traseros, y el asiento del lado del piloto será reemplazado con instrumentación, dejando espacio para sólo para el piloto. La autonomía de vuelo será solo de una hora aproximadamente.

Clarke cree que la tecnología podría escalarse hacia arriba y aplicarse a aviones para pasajeros regionales, y la NASA está investigando el uso de pilas de combustible en lugar de baterías para proporcionar la energía eléctrica. Sin embargo, los límites de velocidad de los aviones de hélice harán poco probable la palicación de esta tecnología en vuelos de larga distancia. Clarke opina por tanto que los aviones 100% eléctricos solo ocuparán un tramo de los vuelos.

Pero la NASA tiene otros cuatro proyectos de X-Plane en la carpeta, que forman parte de un programa de investigación en aviación de 10 años propuesto por la administración de Obama en febrero. “Este será como el programa Apolo de la NASA para la aviación”, dijo Bolden.

En esos planes se incluye un avión supersónico que no generaría estampidos al romper la barrera del sonido. “Hablamod de dar la vuelta al mundo en seis horas, o ir de Dubai a Nueva York en una hora”, dijo Bolden. “Esto es absolutamente increíble.”

Me enteré leyendo New York Times.

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>