Ciertos daños cerebrales impulsan las creencias religiosas

Un estudio realizado recientemente por científicos italianos afirma que existe una relación de causa entre el cerebro y las actitudes religiosas, para lo cual muestran como los daños producidos en ciertas áreas cerebrales provocan una auto-trascendencia, o como ellos mismos dicen: “una sensación de reducción del ego y un aumento en la habilidad de la auto-identificación como parte integral del universo”. La intensidad de las sensaciones espirituales se incrementan “increíblemente rápido” cuando las regiones parietales posteriores izquierda y derecha sufren daños selectivos. El estudio observó las regiones afectadas por la cirugía en pacientes con tumores cerebrales, y los cambios que experimentaron en el post operatorio.

El doctor Salvatore M. Aglioti de la Universidad Sapienza en Roma, sugiere que “influir en la actividad neurológica de algunas áreas específicas” podría modificar las dimensiones personales y posiblemente actuar como un método de ayuda para aquellas personas que padecen trastornos de la personalidad.

El trabajo ha aparecido publicado en la edición del 16 de febrero de la revista Neuron.

Resumido de Livescience

24 Comentarios

Participa Suscríbete

RoRo

Madre mía, la de comentarios críticos de los “creyentes” que vas a recibir…

La verdad es que yo siempre he pensado que a medida que hemos evolucionado, se ha ido disminuyendo el fervor de dependencia en lo trascendental. Así pues en la Prehistoria probablemente no entendíamos la existencia sin la presencia de algún Dios, pero hoy en día parece que va decayendo (aunque sea levemente, pero lo esta haciendo) ese pensamiento tan “infantil” y “atrasado”.

Supongo pues que algo tendrá que ver con la estructura del cerebro, y como diría Richard Dawkins, con los memes.

Interesante artículo, como siempre, gracias Maikel por el chivatazo.

Besos

ZeekZeek

La evolución no funciona así.
Las girafas no tienen el cuello tan largo porque de generación en generación se los han estirado para llegar a las ramas de los árboles.

Si así fuera los humanos ya estarían divididos en várias especies, dependiendo de su clase social, ya que durante muchos siglos era casi imposible cambiarla.
Habría gente super pálida y alta (o obesa) que eran nuestros reyes y sacerdotes. Incluso tendrían lunares dorados, porque la “evolución” los llevó a concentrar oro en la piel.
Y habría gente muy fuerte y musculada, capaz de aguantar lo que sea, para trabajar en la agricultura o la piedra.

El genoma del homo sapiens es lo mismo que en la prehistória.
Y sí, esa capacidad de sentir la religión siempre estuvo presente en nuestra naturaleza, no olvidéis que somos un animal social, y la pertenencia a un grupo nos ayuda a sobrevivir.

victorvictor

Resumiendo; hay que tener algun gen de menos para tragarse toda la historia de la religion

Alex

Creo que deberias haver dicho lo de “no mateis al mensajero” por si acaso…

Por cierto, todo eso me hace pensar mucho en House. xD

Cabezón

Uno, ¡ya verás como se entere Monseñor Rouco Varela!
Dos, es curioso pero en la trilogía Paralaje Neandertal (“Homínidos”, “Humanos”, “Híbridos”) se plantea la misma hipótesis: las ideas religiosas aparecen en nuestro cerebro por un trastorno del que carecen los neandertales. ¡No veas la que se llega a armar en el último libro!

fdlgjldfkjglfdlgjldfkjgl

los unicos que tienen el cerebro dañado son los comunistas y demas patulea sociata.

lucialucia

Muy buena hipótesis.
Me ayuda a entender un poco más como tanta gente puede seguir, fielmente, los mandatos de los supuestos ministros de dios, provocándoles la ceguera necesaria para no verles como realmente son…los caraduras más ricos del planeta.

Mario

“una sensación de reducción del ego y un aumento en la habilidad de la auto-identificación como parte integral del universo”.
Un efecto así me parece deseable. De hecho no tiene nada que ver con ninguna religión. No entiendo porqué relacionas las dos cosas. Por poca sensibilidad que tengamos nos tenemos que dar cuenta de que tenemos un ego muy grande y estúpido que está basado en creencias personales que se apartan mucho de lo que debería ser científicamente razonable. Somos muy poquita cosa pero estamos absolutamente interconectados (física y mentalmente) con el resto del universo y de los seres vivos, especialmente los de nuestra propia especie.
No creo que haga falta estar metiéndose continuamente con las religiones en el campo de lo científico. Sí que hay que meterles caña cuando se meten con temas sociales que eventualmente nos pueden afectar a todos. Creo que jugamos en ligas diferentes, no hay conexión posible entre el dogma y lo científico. Buscar la posibles causas del hecho religioso es como cultivar la tierra estéril de los dogmas, como mínimo me parece una pérdida de tiempo.

PeioPeio

El artículo ha sido objetivo, no ocurre lo mismo con los comentarios, si se critica algo, especialmente cuando se hace apoyándose en la ciencia, por favor, sean objetivos.

Tito Pelon

Pero ojo, no confundamos esta causalidad con su antónima: una cosa es que ciertos daños cerebrales produzcan una intensificación de la tensión a la trascendencia, y por lo tanto nos hagan “más espirituales”, y otra que todos aquellos que son religiosos o siguen algún tipo de espiritualidad tengan el cerebro dañado (que luego salen malas interpretaciones)

La tensión a la trascendencia es inherente a los seres humanos. Pero cada individuo y grupo la focaliza y expresa desde su propia subjetividad.

Cabezón, OFFTOPIC, ¿quien es el autor de dicha trilogía? Me interesa.

Cabezón

Robert J. Sawyer. Los puedes hallar en Nova, de Ediciones B.
El argumento es el que sigue: existe otro universo en el que los neandertales son la especie dominante; durante un experimento con computadoras cuánticas, se abre un portal que comunica su universo con el nuestro. A partir de ahí… bueno vas a tener que leer 😉
Te puedo asegurar que la sociedad neandertal paralela te parecerá muy original. Y puede que la envidies.

albertoalberto

Cientificos. ¿Que científicos?¿Que estudios?¿Tesis?¿De que universidad?. Define un poco más es muy vago y POCO CIENTIFICO por tu parte.
Me decepcionas MAIQUEL-

Maikelnai

Mira, lo que es un poco vago por tu parte, es no haber leído hasta el final, donde aparece la referencia en prensa científica donde leerás el abstract del trabajo y podrás identificar a todos los que participaron en él y sus respectivas universidades. ¿Lo sabías? Lo dudo… :-(

ManzoManzo

Interesante.

Estoy de acuerdo con todo salvo con el calificativo de «daño» para lo que yo considero un «privilegio» cerebral. Es una cuestión de punto de vista.
Bueno, si os parece muy fuerte «privilegio», donde pone «daño» substituid por «estímulo» y volved a leer. Solo son tres palabras cambiadas y la noticia parece otra.

Un abrazo a todos.

Mario

A eso me refería más arriba…
Experimentar la realidad de una manera menos egocéntrica no es un síntoma de enfermedad mental, es un signo de salud mental sean cuales sean las causas.
😉

NicoNico

Para documentar parte de todo esto que estamos hablando no está nada mal la primera parte del documental Zeitgeist (creo haberlo escrito bien).
Desde los tiempos en que los egipcios adoraban al Sol y temían a la Oscuridad (Horus Vs Seth) gran parte de las religiones han sido copia de lo mismo pero adaptándose a su tiempo:
Todos los “hombres – hijos de Dios” han sido hijos de madres vírgenes, siempre nacidos el 25 de Diciembre (cuando el Sol le va pudiendo a la Noche), siempre 3 Reyes Magos (las estrellas de Sirio, que el 25 de diciembre apuntan justo por donde saldrá el Sol (“Jesucristo – Horus” para vencer a “Seth – Satanás”). También se han repetido mucho los doce apóstoles y es muy gracioso ver como ha ido evolucionando el nombre de Moisés.
También os recomiendo “El Señor de las Tinieblas” de Alberto Vazquez Figueroa, su argumento casa totalmente con este artículo. Por su lado, Zeitgesit, no es difícil de encontrar, eso sí, subtitulado.
Si desde tan lejos en la historia nos llevan manejando con la misma historia de terror, debe ser que hay algo muy dentro nuestro que lo hace posible. Podría ser la necesidad de sentirse en comunión con los demás, el miedo a la muerte, a la soledad… ¡qué sé yo!. No me ha sorprendido nada este artículo aunque me ha gustado mucho que lo hayaís escrito

Rafa

en mi opinión lo que se dice en el artículo no es nada nuevo. Si todo depende del cerebro (salvo que asumamos que exista un alma ‘externa’, y entonces ya no hay nada de lo que discutir) es normal que igual que ciertos transtornos enfaticen o atenuen algunos aspectos de la personalidad también suceda con el sentimiento de transcendencia o religiosidad.

samarysamary

porfa porfa lo necesito para ahora ayudenme con esta pregunta¿donde aparecen las primeras creencias religiosas?.

NosferatusNosferatus

JAJAJA. La evolucion de la vida se ha logrado no solo por una organizacion, si no de varias!! Entre la evolucion convergente, la divergente, la seleccion natural, mutaciones, adaptaciones, inluso, podria ser que un tipo de vida inicio mediante evolucion, y otra por medio de la panspermia (vida por medio de algun meteorito) y con el paso de los años, llegaron a crear una symbiosis……. Al menos yo lo veo asi. por ejemplo, en matematicas, hay un numero infinito para llegar a un mismo resultado, Nosotros somos 100, se puedo haber formado sumando 50+50 ó 75+15 ó 150*50.. Me explico? No existe un solo modo, sino miles de modos.

PedroPedro

A mi todo esto me recuerda a los estudios “cientificos” de hace muchos años en los que se decía algo parecido de los homosexuales. Parece que hay personas que apuntan sus teorias en la dirección de las corrientes de pensamiento que la epoca aconseje.

5 Trackbacks

Información Bitacoras.com…

Valora en Bitacoras.com: Un estudio realizado recientemente por científicos italianos afirma que existe una relación de causa entre el cerebro y las actitudes religiones, para lo cual muestran como los daños producidos en ciertas áreas cerebrales pro…..

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>