Krahe, descargas, anteproyectos y Marieta

8bY8Uq8Nb7Q

¿Quién no se ha acordado alguna vez de la madre de Marieta (la bella, la traidora) por haberse ido a oír a Alfredo Kraus mientras Javier Krahe rondaba su balcón? Estoy seguro de que hubo una generación completa de españoles que se hizo en su día con una cassette de aquellos geniales directos que Krahe, Alberto Pérez y un tal Joaquín Sabina grabaron en la madrileña sala Mandrágora.

Hoy, leyendo el periódico me ha alegrado saber que este barbudo poeta del humor está en mi pueblo, donde actuará mañana. Pero es que además de por la visita, el señor Krahe me ha alegrado el día por sus declaraciones: “Las descargas de internet me halagan si no se lucran a mi costa“. (Incluso he enviado la entrevista de El Comercio a Menéame, con bastante éxito por cierto). Su opinión a este respecto me ha parecido sabia y realista. Si la gente se baja mis canciones para oírlas en su casa, más me promociono de cara a los conciertos, debe pensar Krahe acertadamente. Lo demás, es intentar ponerle puertas al mar, porque a poco que lo pensemos, internet – el campo de batalla entre creadores y consumidores – es tan inmenso e intricado como el océano. Y da igual que a uno le apetezca de todo corazón que artistas como Krahe se saquen un sobresueldo a base de explotar su propiedad intelectual. Como diría aquel torero: “lo que no puede ser, no puede ser, y además es imposible”.

Un ejemplo. El otro día un conocido me comentaba divertido que en su empresa habían capado el acceso al Marca. ¡Cómo si no hubiera cientos de anonimizadores en la red con los que cambiar de IP y esquivar los filtros! me comentó orgulloso. Su frase hizo que me acordara del famoso anteproyecto de ley de economía sostenible – modificado por el ministerio de cultura – que dio lugar a la ya histórica ciber-revuelta.

Porque si aquí tu web de enlaces es declarada ilegal, siempre te podrás procurar un dominio/hosting en las Seychelles. Y si entonces los políticos (presionados por la industria del ocio) ordenan a las ISP que bloqueen a sus clientes el acceso a tu web en las Seychelles, ahí entrarían de nuevo los anonimizadores. Y si también se ponen cafres con esto, vendrá el acceso a la caché de Google, la suscripción a contenidos vía e-mail, o cualquier otro truco que permita saltarse los firewalls.

Y si no se han inventado aún, se inventarán, porque ya sabemos que hecha la ley (incluso las injustas y “asustantes” como la que nos ocupa) hecha la trampa. Si pensamos en los escasos logros que estados poderosos y ricos en medios han logrado (en un mundo real, plagado de barreras físicas) en su lucha contra “productos” peligrosos de verdad, como las drogas o las armas. ¿Qué no harán los esquivos internautas – mal que les pese a las discográficas y a las asociaciones de autores – con material tan divertido e inocuo como las grabaciones de Krahe?

Tal vez, durante un tiempo, sigan adelante con la idea de montarse una policía orwelliana, pero más tarde o más temprano terminarán por asumir su derrota. Internet les ha – nos ha en realidad – pasado por encima.

Pero mira por donde. Hoy un periódico digital me ha llevado a un vídeo en Youtube, que me ha recordado a una vieja cassette que tuve. Y oyendo de nuevo las ingeniosas rimas de Krahe, he vuelto a quedarme como un gilipollas ¡madre! Como un gilipo, po, po, po.. llas. (Tanto que mañana procuraré pagar mi entrada para ir a verle en directo.)

7 Comentarios

Participa Suscríbete

Doctor Mapache

(…) Cogieron a la Jacinta
la moza de mejor pinta
y la echaron al pilón
sin mayor vacilación
Luego fue una comitiva
a Villatripas de Arriba
a decirles que bajaran
miraran y comparan
¿Comparando las dos venus
cual es más y cual es “menus”?
Excepto algún poestastro
que alabó la de alabastro
y el pelma de Don Simón
que de un vuelo fue al pilón
se oyó gritar al compás
la Jacinta mucho más
que en lo tocante a erecciones
la Jacinta en el pilón
Matarilerilerón.

almudena

Consecuentemente, Krahe tiene uno de los mejores directos que yo he visto. Escucharle es genial, pero verlo actuar… es una experiencia que nadie que admire su trabajo se debería perder.

susonauta

esto es la ley de la oferta y la demanda, ahora mismo la oferta es tan descomunal que hay estacazos por captar nuestra atención. Si no pensad en cuantos grupos pueden dar ahora conciertos gracias a que pueden difundir su música por todo el mundo muy fácilmente.
Si eres bueno y te sabes vender por la red (pero hay que ser bueno) lo puedes conseguir totalmente al margen de la industria.
Ejemplo: Pepinísimo un duo que hace rock con Game boys que vienen desde japón a tocar a Barcelona. Seguro que sabéis de unos cuantos artistas más y no me sorprendería que conocieseis al pepinisimo.

Cosechadel66

El que sabe, sabe…. la industria debe cambiar su concepto completamente, como demuestra el éxito, por ejemplo, de Spotify, un modelo que apuesta por una manera de entender la música completamente distinto.

Carpe Diem

Mauricio HerreraMauricio Herrera

Wow. Me has hecho recordar muchas cosas… “la bella, la traidora” . Al recordar eso un Krahe imaginario me lo canto en el oído…

Esta música por aquí en El Salvador fue subversiva, nadie la oía y solo uno cuantos supimos apreciarla entre las balas de esa época. La escuchamos toda de un trago cuando Sabina saco Hotel, dulce Hotel y se volvió internacional… o al menos lo comenzamos a oír por estas latitudes. Por radio escuchamos toda esta música con ojo y oídos como platos…y con el dedo sobre el pause porsupuesto 😉

Saludos.

GRACIAS!!

2 Trackbacks

Información Bitacoras.com…

Valora en Bitacoras.com: Pinche aquí para ver el vídeo ¿Quién no se ha acordado alguna vez de la madre de Marieta (¡la bella, la traidora!) por haberse ido a oir a Alfredo Kraus mientras Javier Krahe rondaba su balcón? Estoy seguro de que hubo una ge…..

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>