Presencia entre nosotros

Hoy hace 40 años, el New York Times publicó la que probablemente haya sido su portada más histórica. En la página, además de plasmarse las conversaciones entre Houston y el módulo lunar del Apolo 11, la redacción concedió un hueco para que el poeta de América del momento: Archibald MacLeish (galardonado 3 veces con el premio Pulitzer) glosase la gesta que hizo que el mundo entero mirase al cielo con admiración. No he encontrado traducción al castellano de aquel poema de MacLeish, así que me he atrevido a traducirlo como homenaje a los protagonistas de aquel instante. ¡Cómo me hubiera gustado vivir en directo aquel momento! Por desgracia yo entonces ni siquiera era un proyecto de vida, faltaban casi un año y medio para que naciera

VIAJE A LA LUNApor Archibald MacLeish

PRESENCIA entre nosotros, errante en nuestros cielos, reflejo de plata en nuestras hojas y plata en nuestras aguas,

Oh

Evasión de plata en nuestros más lejanos pensamientos – “la luna visitante” . . . “vislumbres de la luna”

¡Y te hemos tocado!

Desde el primer instante, Antes del primer instante, antes de que el primer hombre saboreara el tiempo, nos acordamos de ti. Eras un asombro para nosotros, inalcanzable, un anhelo inasequible a nuestros anhelos, una luz más allá de nuestras luces, nuestras vidas – tal vez un propósito para nosotros . . .

Ahora nuestras manos te han tocado en tu profundidad de noche.

Viajamos tres días y tres noches, Gobernados por las estrellas más lejanas, nos alzamos a lo exterior, Cruzamos la marea invisible de resaca en la que el polvo flotante cae en un sentido u otro en el vacío intermedio que precedió a otro descenso, encontramos al frío, el rostro de la muerte – vacío inconmensurable. . .

Después, en la tarde del cuarto día, descendimos lo hicimos rápido, pusimos el pie en el amanecer de tus playas, tamizamos tu fría arena entre los dedos.

Detenidos aquí en el anochecer, el frío, el silencio . . .

y aquí, como en el comienzo del tiempo, alzamos las cabezas. Sobre nosotros, más bella que la luna, una luna, un asombro para nosotros, inalcanzable un anhelo inasequible a nuestros anhelos, una luz más allá de nuestras luces, nuestras vidas – tal vez un propósito para nosotros . . .

Oh, ¡un propósito! Sobre nosotros en estas silenciosas playas la brillante Tierra, presencia entre nosotros.

[NY Times, 21 de julio 1969]

Podéis ver en alta resolución aquella histórica portada del NYT en mi galería en Flickr

7 Comentarios

Participa Suscríbete

Cabezón

¡Ah, Maikel! Los que somos algo más puretas que tú recordamos ese momento. Yo tenía 14 años, pero además he seguido la carrera espacial desde niño. Me acuerdo incluso de los Gemini, del Ranger 7, de las sondas Venera rusas…
Recuerdo incluso donde estaba en cada momento. Por ejemplo en el momento del alunizaje veníamos de la playa y lo oímos por la radio del coche. Hubo un momento crítico porque el lugar a donde les conducía el Eagle no era adecuado y Armstrong tuvo que ponerse a los mandos, con sólo 30 segundos de combustible.
Y por la noche, en cuanto llegamos a casa estábamos pendiente de la TV. La hora era adecuada para los niños, no olvidemos que estaba en América. No te puedes ni imaginar la emoción que me embargó al ver como andaban los astronautas. Me dije: “se nota que es otro mundo, por eso han de caminar de forma tan rara, a saltitos”.
Y ahora, todos esos sentimientos regresan a mí. Gracias por permitirlo.

Maikelnai

Te envidio Felix, te envidio 😉

Aunque por otro lado rejuvenece un poco decir aquello de “yo no había nacido entonces” jejeje. ¡Que poco me queda para hacerme un cuarentón!

KeynKeyn

Es curioso ver como la gente se cree que todo el planeta estubo atento a este evento de suma importancia, pero en realidad solo lo pudo ver el 20% de la poblacion mundial que vive en el en la comodidad de occidente, pues para la mayoria del planeta ese dia fue otro dia culquiera.

Cabezón

Es igual, Keyn. No deja de tener su importancia. Otros hitos históricos no han tenido la repercusión inmediata que tuvo lo del Apolo 11. Cuando Colón llegó a las costas de Guanahaní, nadie se enteró en el resto del mundo. Hubo que esperar a que regresara para que la importancia de su gesta fuera conocida.
Más recientemente, cuando Admunsen alcanzó el Polo Sur se tardó bastante tiempo en conocer la noticia. Y ya existía la radiotelegrafía…
¿Sólo el 20% de la población? ¿Y te parece poco?
No pretendo que todo el mundo fuera consciente de la importancia del logro. Tampoco le Europa del siglo XV comprendió la importancia del viaje de Colón al principio. Y no digamos el resto del mundo, que ni siquiera se enteró.

Dean

Fué mucho menos del 20%, incluso la televisión era aún muy incipiente, y la prensa al alcance de muy pocos en el mundo subdesarrollado (la mayoría). Lo que más me llama la atención es que el fondo del mar siga siendo aún tan desconocido.
Un saludo.

FranciscoFrancisco

¡Por Tutatis!

Veo con asombro que en este blog, uno de mis favoritos, aparecen anuncios de un servicio de Tarot Online.

Yo siempre he sido más de adivinación por los posos del café o mejor por las entrañas de un animal recién sacrificado. ¡Voto en contra de semejante anuncio!

Un abrazo

Cabezón

No sé si será posible, porque el Google pone todo lo que contiene la etiqueta “astro” en el mismo saco, así que astrofísica aparece con astrología. Lamentable, pero es así.

1 Trackback

Información Bitacoras.com…

Valora en Bitacoras.com: Hoy hace 40 años, el New York Times publicó la que probablemente haya sido su portada más histórica. En la página, además de plasmarse las conversaciones entre Houston y el módulo lunar del Apolo 11, la redacción concedió un …..

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>