Las monjas lo reconocen: “ahora somos viejas verdes”

Y me perdonais el chiste del titular; nada de pecaminoso hay (que yo sepa) en esta congregación de católicas benedictinas británicas. Las pobres llevaban 171 años (en sucesivas generaciones, se entiende) viviendo en el antiguo Convento de Nuestra Señora de la Consolación de Worcestershire, un edificio deteriorado por los años cuyos altos costos de mantenimiento e ineficiente sistema de calefación lo hacían poco “compatible” con el voto de pobreza. Así que ni cortas ni perezosas, las religiosas han decidido mudarse a un alojamiento amigable con el medio ambiente: el primer eco-convento. El edificio, diseñado por el estudio Feilden Clegg Bradley, está ubicado en el Parque Nacional de North York Moors y para su construcción se han empleado los materiales disponibles localmente, principalmente piedra y madera.

Entre las características ecológicas figuran un calentador solar de agua y un sistema de reciclaje del agua de lluvia. Cada vez que llueva (cosa harto frecuente en Inglaterra) el edificio ecológico recolectará el agua caida en los tejados y la empleará para llenar las cisternas de las letrinas.

Lo más impresionante es el sistema de tratamiento de aguas residuales, las cuales se hacen pasar a través de un lecho natural de juncos. La digestión anaeróbica del sistema filtra el agua de sus detritus, tras lo cual se la puede emplear de nuevo en jardinería. A este proceso se le conoce por fitodepuración.

Visto en The Guardian

3 Comentarios

Participa Suscríbete

1 Trackback

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>