De como Los Ángeles se convirtió la meca del porno USA

Todo comenzó en la década de 1980, cuando algunos agentes del orden público californianos tuvieron la brillante idea de querer aplicar la ley anti-prostitución a los “creativos” del mercado del porno. Su intención era obviamente echar de Los Ángeles a todos los pornógrafos y devolver la moralidad a esa moderna “Sodoma”. En vez de lograrlo, sentaron el precedente legal necesario para que la ciudad se convirtiera en la capital del porno de los Estados Unidos. El caso en cuestión afectó al productor-director Hal Freeman, autor de más de 100 clásicos del género, incluyendo el inmortal “Caught From Behind” del año 1982. Un año más tarde, Freeman filmó “Caught From Behind II, the secuel”, y fue acusado y condenado en virtud a la llamada ley anti-pandering de California (“to pander” literalmente “satisfacer los caprichos”, es el término aplicado en California al delito que cometen los proxenetas al ofrecer prostitutas a sus clientes), que sostenía que era un delito grave “[obtener] a otra persona con el propósito de prostitución”. Pero en 1988 su condena fue anulada por la Corte Suprema de California, que estableció un precedente citando que “para que [un acto] se constituyese en ‘prostitución’, los genitales, nalgas, o pechos femeninos, o incluso la prostituta o su cliente, deberían entrar en contacto con alguna otra parte del cuerpo del otro, con la intención de obtener la excitación o gratificación sexual del cliente o de la prostituta”. El jurado encontró que “el único pago relacionado con el caso a juzgar, tenía que ver con comisiones por actuación. No había evidencias de que [Freeman] pagase a los actores con el propósito de obtener ni su propia excitación o gratificación sexual, ni la de los actores”. Por lo tanto no era prostitución. Es más, prosiguió el jurado, “incluso si la conducta [de Freeman] pudiera de algún modo casar dentro de la definición de `prostitución’ de forma literal, la aplicación del estatuto anti-pandering en casos de contratación temporal de actores, para que participasen en el rodaje de una película, vulneraría la constitución merced a los valores de la Primera Enmienda”.

Así que finalmente, se revocó la condena de Freeman, y la pornografía se legalizó de forma efectiva en California. Desde entonces los productores, que hasta entonces tenían que filmar semiocultos en habitaciones de motel, pudieron empezar a usar buenos focos sin miedo al arresto. Por fin un poco de descanso para el ajetreado departamento de policía de Los Ángeles.

Este mítico “FAIL” de los puristas en Los Ángeles, terminó de hecho convirtiendo a la ciudad – tal y como ya sucedía con sus hermanos “respetables” del cine comercial – en la meca del cine pornográfico.

La historia la conocí en Straightdope, una de las webs que más asiduamente visito, y de la que os he hablado anteriormente en varias ocasiones.

Crédito imagen: Lilfunky1

6 Comentarios

Participa Suscríbete

Senior Manager

Son este tipo de hechos los que me certifican que sigue habiendo justicia en este mundo… y me alegro mucho por las consecuencias del precedente. Otra batalla ganada a toda esa sarta de puritanos de doble moral que viven en el gran país del norte.
SM

petardas

Toda una pasada la imagen del post xd, era los ángeles o era la florida, una de las dos terminaría siendo la capital del porno, siempre lo dije :)

2 Trackbacks

De como Los Ángeles se convirtió la meca del porno USA…

[c&p] Todo comenzó en la década de 1980, cuando algunos agentes del orden público californianos tuvieron la brillante idea de querer aplicar la ley anti-prostitución a los “creativos” del mercado del porno. Su intención era obviamente echar de Los …

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>