No ganamos para sustos…

Últimamente he tenido cierto contacto “a distancia” con Juan Ramón Mora, un humorista gráfico malagueño que, ante la falta de espacios disponibles en prensa impresa, decidió volcar su talento en internet, donde ha alcanzado merecida fama a través de su blog. Lo de que el tipo se haya hecho famoso en internet no es solo una frase hecha, y es que a JR tan pronto se le ve recogiendo premios, como arrancando sonrisas y reflexiones desde la portada de Menéame. La semana pasada, tal y como me prometió, me envío una copia de un libro recopilatorio de sus viñetas llamado No ganamos para sustos. (No, lo siento, este no lo pienso sortear en la fotoviñeta, es mío y solo mío… aunque si todo sale bien, pronto podré ofreceros alguna cosilla que lleve su firma) 😉 Nada más llegar el paquete (antes incluso de abrirlo) ya me estaba riendo, y es que tiene coña que un tío que se dedique al humor viva en la calle “Comedia”; pero luego tras ojear la última viñeta y cerrrar el libro, la sonrisa se te borra un poco y te quedas con una sensación agridulce. Pero ojo, no lo digo porque las viñetas de JR sean malas, ¡nada de eso!, sino porque al ir volteando las hojas (el libro se editó en el 2007) volví a repasar la historia reciente de España: por ej. el estatut de Cataluña, la tregua de ETA y el atentado en la T4, la operación Malaya, y sobre todo la burbuja inmobiliaria… el gran chiste que terminó en debacle.

Yo, que me dedico muchas veces a resumir noticias que leo en medios anglosajones, se perfectamente lo complicado que es hacer esa especie de poda con la que uno intenta quedarse con lo básico. Por esa razón imagino la dificultad del trabajo de los humoristras gráficos, ya que se trata del ejercicio de síntesis más extremo posible. Y es que a estos artesanos de lo efímero, no solo se les pide que critiquen en una sola viñeta las complejas situaciones que constituyen la actualidad provocando sorpresa y sonrisa, sino que además se les exige que lo hagan armados únicamente con un rotulador, la siempre necesaria mala leche y ese signo de sutil inteligencia que llamamos sentido del humor. Tres cualidades que conforman el talento de JRMora.

De todas las viñetas de libro (y hay varias sublimes) me quedo – por su manifiesta actualidad a pesar del tiempo transcurrido – con la que ilustra el post, y es que esta me ha provocado la misma sensación que me invadió la semana pasada viendo a Zapatero en la tele. Todo parece desmoronarse en este país, pero a falta de aumentos en el PIB, el leonés es líder en distribución de optimismo per cápita. El problema es que de momento, las cajeras del Mercadona no aceptan el optimismo como moneda de curso legal 😉 (chiste de JRMora).

La crisis está muy fea y los gobiernos mundiales no saben por donde andan… pero no todo está perdido, nos quedan dos cosas a las que agarrarnos. La primera (la más parecida a ese optimismo que nos vende Zapatero) se llama Obama. A este hombre le pedimos “simplemente” que saque al mundo de la crisis, que arregle el cambio climático, que acabe con la dependencia del petróleo, que eche por tierra la herencia Bush en medio planeta y que reformule el capitalismo… ¡minucias sin importancia!

¿Y cuál es ese segundo clavo ardiente? El sentido del humor, y de eso en España andaremos siempre sobrados, aunque las colas de paro se alarguen más que la lista de aspirantes a amigos de Elsa Pataky en Facebook. Vale, esto último tampoco sirve para comer, pero hace las hambrunas más llevaderas… así que, por lo que pueda pasar en el futuro, gracias por el pescado JR 😉

4 Comentarios

Participa Suscríbete

jrmora

Saludos Miguel, ante estos casos siempre me suele pasar lo mismo, siento que poco más debo añadir, así que te agradezco mucho la reseña.
Los libros son al final como esos hijos que se resisten a emanciparse y que con eso de la crisis aún tardan más en hacerlo 😀

Cabezón ya me di cuenta y ya lo arreglé, parece que fue culpa de la última migración que algo mudó mal en el código.
Se agradece el aviso.

Cabezón

Pues confirmo que funciona “da-buten”. Acabo de hacer mi pedido 😉 Y si no es mucho pedir, ¿sería posible que el autor me lo firmara?
Aunque el pedido lo hice a mi nombre real, Félix Díaz.
¡Acabo de quitarme la careta! ¡Dios, ahora me perseguirán todos los supervillanos! 😛

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>