El horror en los tiempos del cólera (“El Mapa Fantasma”)

cubierta-el-mapa-fantasma.JPG

Decía Einstein muy acertadamente, que es más fácil desintegrar un átomo que un preconcepto, y pocas veces en la historia ha quedado más patente esta máxima que en 1854, cuando el popular barrio del Soho en Londres (la mayor megaciudad del mundo en la época), se enfrentó a una devastadora epidemia de Cólera “galopante”.

Hace unas semanas, me escribió Idoia L. Cantolla, de la editorial Ilustrae, con la intención de enviarme alguna información sobre un libro que según ella podría interesarme para un posible post. Debo reconocer que su título: “El Mapa Fantasma” no me decía nada. Contesté a Idoia diciéndole que no solía hacer críticas de libros que no hubiese leído personalmente, y que por tanto no hablaría sobre El Mapa a no ser que me lo enviase. Así mismo le advertí que si no me gustaba el libro, no trataría de disimularlo en la crítica. Pocos días después recibía el libro en mi casa y comenzaba a leerlo de inmediato.

Ahora comprendo que Idoia sabía lo que se traía entre manos. La trama del libro, un ensayo histórico en el que se aprecia un concienciudo trabajo de investigación a cargo del autor (el popular escritor neoyorquino Steven Jonson) me atrapó de inmediato. La historia comienza con una desgarradora descripción (enriquecida con varias citas de la obra de Henry Mayhew y Charles Dickens) de las tribus de pordioseros que vivían a orillas del Thamesis “reciclando” la basura y cloacas de una ciudad, que con 2,5 millones de habitantes, se había convertido, muy a su pesar, en el primer experimento mundial de aglomeración urbana moderna a gran escala.

Las deleznables condiciones higiénicas, pozos negros desbordados conviviendo junto a fuentes de agua potable, red de alcantarillado inexistente, etc. hacían que la vida en algunos barrios humildes como el Soho, fuese una lucha constante por no adentrarse en el reino de la enfermedad y la muerte. Este es el teatro en el que Johnson nos presenta a sus dos protagonistas: la ciencia vs la superstición, el método científico vs el preconcepto, la medicina vs la superchería, el agua vs el miasma.

El Mapa Fantasma es un relato histórico en el que la única licencia literaria permitida, tal y como reconoce el autor, es poner en la mente de los protagonistas (el médico forjado a si mismo y de origen humilde John Snow, y el joven párroco de la iglesia de St. Luke en el Soho Henry Whitehead) frases o pensamientos de los que existe evidencia escrita y autobiográfica.

Leyendo sus 270 páginas, asistimos por vez primera al enfrentamiento del método científico (y al de la cartografía epidémica) contra el mortal cólera, un mal que mataba cada año a miles de londinenses (especialmente a niños) y que en la época se achacaba al miasma, un etéreo y falso enemigo caracterizado por la ausencia de oxígeno y el mal olor (todo olor es en cierto modo enfermedad, decía Edwin Chadwick).

Ahora damos por supuesto que el agua es el medio elegido por esta enfermedad para viajar de intestino en intestino, y que la mejor manera de atajarla es la hidratación constante para suplir las pérdidas ocasionadas por la bacteria, pero en la Europa de mediados del siglo XIX, las autoridades ilustradas, pensaban que el culpable era un vapor maligno que elegía aleatoriamente a sus víctimas. Tan aceptada era la existencia del inexistente miasma, que a pesar de que era una teoría sin respaldo experimental, las eminencias científicas de la época fueron en principio incapaces de aceptar la realidad hídrica de la vía de transmisión del cólera. Era por culpa del miasma que el cólera era tratado “con ventilación y aire puro” e incluso, ¡oh el horror!, con laxantes.

La derrota sobre el cólera no se obtuvo hasta que no se conoció el modus operandi del Vibrio cholerae, pero incluso entonces, y de forma desesperante, los más firmes defensores del miasma no la aceptaron hasta que el montón de evidencias amenazó con sepultarles a su paso. Y ese día no habría llegado de no ser por la aparición de un ser con habilidades de observación extraordinarias llamado Snow, y gracias a la inestimable e imprescindible ayuda del párroco Whitehead y sus contactos a pie de calle.

Pero este libro es algo más que la elegante, erudita, fiel y amena narración de la derrota del cólera, es también una rendida alabanza al ingenio humano, capaz de permitir que ingentes colonias de congéneres se establezcan apiñados, con orden y concierto, venciendo a los enormes impedimentos sanitarios que ello conlleva, y haciendo (de hecho) que las ciudades sean entornos cada vez más saludables y seguros. Si esta afirmación os parece aventurada basta con que comparéis los datos de la mortandad infantil en zonas rurales con respecto a las urbanas.

El Mapa Fantasma es un libro realmente recomendable para todos aquellos que visitáis este blog en busca de ciencia y divulgación. En cierto modo este ensayo es el post (salvando lógicamente la diferencia en la extensión del texto) que todo blogger querría escribir. Una obra realmente instructiva, entretenida y tan bien documentada, que al finalizar su lectura uno comprende por qué ha sido uno de los bestsellers del año pasado en los Estados Unidos. (Véase crítica en el New York Times).

johnson-mapa.jpg

En cuanto a esta primera edición española, a cargo de la anteriormente citada editorial ilustrae, debo decir no obstante que no está todo lo conseguida que debiera. Se echa de menos alguna representación del mapa (véase imagen superior), o incluso retratos de sus protagonistas, y pese a que la traducción (obra de Cristina Mbarichi) es magnífica, se perciben varios errores tipográficos que deberían ser corregidos, algunos producto sin duda del corrector automático (Nueva Cork por Nueva York) y otros tal vez el precio a pagar por las prisas en hacer llegar al lector hispano una obra sumamente interesante.

Por 20 euros podréis comprar el libro por Internet en la Casa del Libro (entre otras).

10 Comentarios

Participa Suscríbete

Crazy!

Este va sin duda a la sección de compras inmediatas. Yo por mi parte te recomiendo un clásico, no tanto a nivel científico, sino casi de periodismo primitivo: “El Diario del Año de la Peste” de Daniel Dafoe.

Maikelnai

Ha debido de ser eso Idoia, porque yo no lo encontré en castellano en Amazon, por eso puse el link a la Casa del Libro. Por cierto, gracias por el libro, me ha entretenido a base de bien 😉

AndrésAndrés

Lo que tu cuentas del libro yo lo ví en un documental, muy buena historia de como se pensaba antes sobre las enfermedades.
Lo que es lamentable es que en algunos lugares del mundo como mi país, aún hoy la gente siga muriendo de cólera.

Beto ReynaBeto Reyna

En el History Channel hace un tiempo pasaron un documental de la historia de las tuberías de Londres. El proyecto fue aprobado más por el mal olor que se respiraba que a las muertes que causaba el cólera. Allí se representaba al doctor John Snow y la lucha contra la ignorancia de su época.

SergypSergyp

Idoia sí que lo he encargado en inglés, así de paso practico el idioma que a veces tengo la impresión de que estoy olvidando lo poco que sé (mucha tele y poca lectura…)

Que por cierto, estaban de segunda mano prácticamente regalados, nuevo me ha costado 10 libras con gastos de envío incluídos.

6 Trackbacks

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>