El plan para la vida eterna

Estoy sentada en una sala oscura, escuchando al neurocientífico Anders Sandberg describir el modo de realizar barridos (o escanéos) de secciones ultradelgadas de cerebro. Primero, se embebe el cerebro en plástico, y luego se usa una cámara combinada con un haz de rayos láser y un filo de diamante para capturar imágenes del tejido a medida que se va cortando.

El método se está desarrollando (en ratones hasta el momento) para entender mejor la arquitectura del cerebro. Pero Sandberg, que trabaja en la Universidad de Oxford, tiene en mente un objetivo más ambicioso. Para él, este trabajo es simplemente el primer paso hacia la lectura y posterior almacenamiento de los contenidos del cerebro humano – recuerdos, emociones, y todo lo demás – en una computadora.

Esta es la sesión de apertura de la novena edición de la reunión anual de la Asociación Mundial de Transhumanistas (WTA) en Chicago. Sandberg y sus compañeros transhumanistas planean esquivar a la muerte empleando tecnologías tales como la inteligencia artificial, la ingeniería genética y la nanotecnología para acelerar radicalmente la evolución humana, logrando finalmente la fusión entre hombres y máquinas para hacernos inmortales. Este objetivo aún no es posible, razonan los transhumanistas, pero si logran vivir lo suficiente – unas pocas décadas quizás – la tecnología seguramente lo permita.

A muchos, estas ideas les asustan seriamente, y los transhumanistas han sufrido ataques por poner en peligro el futuro de la humanidad. ¿Qué pasa si terminan creando una raza elitista de superhumanos dispuesta a esclavizar a las masas de no modificados? ¿Qué sucedería si programasen un ejército de nanobots autoreplicantes que nos transforman a todos en cieno gris? En 2004, el científico político Francis Fukuyama afirmó que el transhumanismo era “la idea más peligrosa del mundo”.

Ahora, este movimiento a pequeña escala intenta convertirse en una corriente importante. El número de miembros de la WTA ha subido de 2.000 a casi 5.000 durante los pasados siete años, y los grupos de estudiantes transhumanistas han florecido por los campus universitarios, desde California hasta Nairobi. La idea ha atraído a una serie de seguidores poderosos que la respaldan, incluyendo a Peter Thiel, cofundador de PayPal, quien recientemente donó 4 millones de dólares para la causa, y el productor musical Charlie Kam, que pagó los costes de la conferencia en Chicago. Por primera vez, la organización ha reclutado a celebridades para las conferencias, por ejemplo el actor y ecologista Ed Begley Jr y el veterano de Star Trek William Shatner.

Otros participantes famosos aparecen también en la lista, incluyendo al desarrollador de Inteligencia Artificial Ben Goertzel, al biólogo especializado en longevidad Aubrey de Grey y al futurista Ray Kurzweil, profeta oficioso del grupo. Kurzweil ha causado recientemente un gran revuelo con su best seller “La singularidad está cerca”, que explora lo que sucede cuando nuestra tecnología se vuelve más inteligente que nosotros. Con los transhumanistas deseando atraer a las masas a su causa, he venido a Chicago para descubrir si se merecen su peligrosa reputación.

Salvar a la humanidad

No parecen demasiado amenazadores, aunque tal vez tampoco sean demasiado diversos. La mayoría de los miembros de la WTA son hombres blancos y de mediana edad, aunque el secretario de esta organización y anterior monje budista James Hughes (véase el ensayo “¿El fin de la Tierra?“) espera atraer a un espectro más amplio de población subrayando los objetivos democráticos de la organización. La WTA insiste en que toda nueva tecnología debe usarse de manera justa y ética y siguiendo los tratados globales que regulan el progreso. Algunos transhumanistas hacen campaña por el acceso igualitario al sistema de salud y para proteger la nueva tecnología.

El teórico de la Inteligencia Artificial (IA) Eliezer Yudkowsky también cree que el movimiento se ve dirigido por un imperativo ético. Estima que la creación de una inteligencia artificial superhumana es la mejor oportunidad que los hombres tienen para solucionar sus problemas: “Decir que la IA salvará el mundo, o curará el cáncer, suena mejor que decir ‘No se qué es lo que va a pasar’”. Yudowsky cree que es crucial crear una super-inteligencia “amistosa” antes de que alguien cree (a propósito o no) una malévola. “Más tarde o más temprano alguien va a crear esta tecnología”, comenta. “Si se consigue crear de forma chapucera un ente con IA capaz de auto-perfeccionarse, podríamos vernos en grandes problemas”.

El tema de la salvación de la humanidad continúa con presentaciones sobre cyborgs, criónica y la aparición de una IA bebé en el mundo virtual Second Life. También se habla de tácticas de vigilancia para detener a los tecno-terroristas y se sugiere una solución para la explosión demográfica: cargar a 10 millones de personas en un chip de computadora de 50 céntimos. Se tienden a olvidar los asuntos más inmediatos a los que se enfrenta la humanidad, por ejemplo: la pobreza, la contaminación y la devastación de la guerra.

Descubro el lado menos igualitario de la comunidad transhumanista cuando me encuentro con Marvin Minsky, el octogenario artífice de las redes neurales artificiales y cofundador del laboratorio de IA en el Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT). “Los ciudadanos ordinarios no sabrían que hacer con la vida eterna”, comenta Minsky. Minsky argumenta: “las masas no tienen objetivos o propósitos claros. Solo los científicos, que trabajan sobre problemas cuya solución podría requerir de décadas, apreciarían la necesidad de extender su vida”.

Minsky también está incondicionalmente en contra de regular el desarrollo de las nuevas tecnologías. “Los científicos no deberían tener responsabilidades éticas por sus inventos, deberían ser capaces de hacer lo que quieran”, comenta. “No debería pedírseles que tuvieran los mismos valores que otras personas”.

El movimiento transhumanista se ha visto enfrentado a lo largo de los últimos años con discusiones internas muy duras entre socialdemócratas como Hughes, y liberales como Minsky. ¿Logrará la charla de Kurzweil unir a las facciones enfrentadas? En la reunión del último día, el diminuto hombre de 59 años sube a la palestra, con sus gafas de carey, su utilitario traje azul y un reloj de Mickey Mouse. Kurzweil ofrece una nueva solución posible para los dilemas del día a día, tales como paneles solares creados con nanoingeniería para librar al mundo de su adicción a los combustibles fósiles. Pero no está de acuerdo con los programas financiados por los contribuyentes, tales como la atención médica universal, y tampoco con la regulación sobre las nuevas tecnologías. Además Kurzweil cree que ni siquiera las prohibiciones estrictas bastarán para controlar o retardar el fin de la humanidad tal y como la conocemos.

“La gente dice algunas veces: ‘¿Es que vamos a permitir que aparezcan los transhumanos y la inteligencia artificial?’, comentó Kurzweil a su audiencia. “Bueno, no recuerdo que se hiciera una votación sobre si debería existir Internet”.

Traducido de The plan for eternal life (Por Danielle Egan).

16 Comentarios

Participa Suscríbete

Aurelio MazacasteiroAurelio Mazacasteiro

Hola!

Una cosa que no acaba de gustarme es que en ocasiones no esta claro qué es la traduccion y que es de cosecha propia. O, para ser más exacto, ya que lo anterior es excesivo, por lo menos, donde acaba una y empieza la otra.

Muchas veces empiezas comentando tu algo para pasar despues al articulo. En otras ocasiones, pasas directamente a la traduccion, y no hay forma de saberlo hasta pasadas unas lineas, y por medio del contexto (vale, en este caso con la segunda palabra es suficiente 😉

En MI opinion, quedaría mejor una breve introduccion con un resumen de lo que se va a decir y enlazando en este punto al original (no haria falta ir hasta abajo para obtener el enlace en VO), para, pasar a la traduccion del articulo.

Pero lo dicho, es mi opinion en base a lo que me sucede a mi, y que, probablemente, no se corresponde ni con lo que te gusta a ti, ni a la mayoria. No quiero recibir un “si no te gusta a que vienes” (no por tu parte, te “conozco” desde hispaseti, y se que no es tu estilo).

No leemos, aunque no cambies 😉

Maikelnai

Si, te entiendo. Cierto es que a veces no queda claro si es cosa mía o traducción directa. Pensaré en un método para diferenciar…
¿Me conoces desde Hispaseti? Pues mira que ha llovido jejeje.
Gracias por el comentario Aurelio.

duhu

La gente esta muuuy mal… pero la verdad es que no se donde llegaremos en 20 años, visto lo que ha pasado en los últimos 10.

uno que pasabauno que pasaba

Hola,

Esto ya lo inventó y describió Arthur C. Clarke en “La ciudad y las estrellas” en 1956.

Nada nuevo.

Peibol.

a52

no se porque me suena algo que ya he leido…

aahh… ya recurdo, fue en el libro de Brian Herbert, Dune: The Butlerian Jihad.

yoyoyoyo

Les recomendaría que leyeran el libro “Accelerando” de Charles Stross (distribuido bajo CC, accelerando.org). En él se describe un futuro altamente plausible bastante parecido a lo que se habla en este artículo.

Al ritmo que crece la capacidad de los procesadores, en pocas décadas se podrá virtualizar una persona. Una persona virtual “vivirá”, obviamente, en un entorno virtual, con la ventaja de que su entorno podrá ser tal como él quiera. Serían los astronautas ideales, ya que un “contenedor” capaz de llevar personas “virtuales” podría pesar pocos quilos y a demás no tienen por qué correr en tiempo real. Si el viaje lleva décadas, para los “astronautas” podrían parecer dias. En el caso de requerirse reacciones rápidas o realizar rápidamente un trabajo lento, sería fácil acelerar el reloj interno para que lo que en tiempo real son minutos, para el entorno simulado fueran dias.

Las ventajas serían innumerables, y la facitbilidad de esto depende de dos tecnologías: la primera es la de crear procesadores muy rápidos, cosa que es bastante probable. La otra es la de poder obtener las funciones de transferencia de las neuronas principales de un cerebro vivo, preferentemente sin hacerle daño. En el libro de Stross propone que eso se haría mediante nanotecnología.

HetitorHetitor

El tema de los cerebros cortados en pedazos e incluidos en maquinas para preservar la vida “eternamente” ya habia sido planteado en Ciencia ficción por Cordwainer Smith.
Cuando era chico y lo leía me provocaba algo de miedo pensar en ese futuro… ahora lo empiezo a ver peligrosamente cerca y el sentimiento es el mismo.

Excelente tu blog, Maikelnai. Lectura obligada de todos los días para mi.

Wisdoom

“Los científicos no deberían tener responsabilidades éticas por sus inventos, deberían ser capaces de hacer lo que quieran”, comenta. “No debería pedírseles que tuvieran los mismos valores que otras personas”.
Sinceramente, INCREÍBLE.
Yo creo que hay muchos puntos a favor, pero no me interesa en lo más mínimo si detrás hay gente que piensa de esa manera. Solo imaginarme que se pueda realizar una operación sin tener que cortar, por ej., simplemente con una “inyección” de nanobots, que luego de la “reparación” se desactiven y se eliminen con la materia fecal o el orín o incluso con la sudoración, sería excelente.
Pero bueno, los nanobots, servirán para muchas cosas. Esperemos que detrás de ellos haya gente con un mínimo de ética.

asprogen

Excelente artículo, como siempre.
He estado buscando un poco más, y parece una cosa bastante seria, lo de estos transhumanistas. La cosa se va poniendo mal, cuando uno ya no sabe si son unos zumbados como los cienciólogos, o si realmente son un movimiento serio con fundamento científico.
Te enlazo y plagio en .
Saludos cordiales

BatouBatou

Estos temas se tratan mucho en Ghost in the Shell, una serie de mangas, pelis, series, videojuegos… donde pasa exactamente esto, la informacion cerebral, la cual se supone q es “nuestro yo”, se puede volcar a un “portacerebros” o cerebro electronico y de ahi a un cuerpo humano artificial o a un cyborg con forma de caja, ordenador, etc. Segun las preferencias de cada uno XD. Muy recomendable el mundillo GITS, sobretodo las pelis, el manga, y para los jugones el juego de la play1 q es BRUTAL os lo aseguro(no llegó a españa asi q es etico piratearlo jeje)

Saludos Maikelnai buen blog

mariano

yo pensaba que esto era posible, que el yo eran solo combinaciones de numeros que se podian almacenar, pero no es asi, y la fuerza con que nos enfrentamos es mas fuerte de lo que se cree, todavia no se ha podido crear un algoritmo de aleatoriedad en una maquina, que se supone seria la libertad de la persona que nos lleva a la felicidad, y es poco probable que se cree de esta forma

KyleKyle

No creo que eso sea realmente “vida eterna”. A mi me parece que sería como la teletransportación, un elemento se duplica, se destruye y se compone en otra parte. La conciencia del individuo se destruiría en el proceso. Sería como hacernos un clon inmortal y luego suicidarnos. Esto me recuerda a la película “El sexto día”, la gente no es que fuera inmortal, simplemente se moría y luego creaban un clon con sus recuerdos. Eso no es inmortalidad, es duplicación.

8 Trackbacks

El plan para la vida eterna

Estoy sentada en una sala oscura, escuchando al neurocientífico Anders Sandberg describir el modo de realizar barridos (o escanéos) de secciones ultradelgadas de cerebro. Primero, se embebe el cerebro en plástico, y luego se usa un…

El plan para la vida eterna

"Estoy sentada en una sala oscura,escuchando al neurocientífico Anders Sandberg describir el modo de realizar barridos (o escanéos) de secciones ultradelgadas de cerebro.Primero,se embebe el cerebro en plástico, y luego se usa una cámara combi…

El plan para la vida eterna

Estoy sentada en una sala oscura, escuchando al neurocientífico Anders Sandberg describir el modo de realizar barridos (o escanéos) de secciones ultradelgadas de cerebro.

Primero, se embebe el cerebro en plástico, y luego se usa una cámara combi…

[…] Ahora han pasado los años, y aún así hay gente que sigue con la misma idea y la misma ilusión que entonces, pero con tecnologías renovadas. A través de este artículo me he enterado de que existe la Asociación Mundial de Transhumanistas que promueven el uso de la inteligencia artificial, la ingeniería genética, la nanotecnología o cualquier otro medio disponible para mejorar la vida humana. Estas posibles mejoras incluyen, evidentemente el volcado (destructivo o no) del cerebro a un formato digital, lo que ellos han denominado como Uploading. […]

Buscan fusionar mente y máquina

Sandberg y sus compañeros transhumanistas planean esquivar a la muerte empleando tecnologías tales como la inteligencia artificial, la ingeniería genética y la nanotecnología para acelerar radicalmente la evolución humana, logrando finalmente la …

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>