Los peores trabajos científicos del año 2007

Como ya hiciera el año pasado en mi (últimamente descuidada) bitácora de Barrapunto, he hecho un resumen de los “trabajos científicos más sucios” del año en curso elegidos por Popular Science. Échales un vistazo y tenlo en cuenta la próxima vez que te quejes de lo malo que es el café de la máquina de la ofi, o de lo mal que funciona el aire acondicionado en verano.

Número 10: Investigador de heces de ballena

Recolectan heces de ballena, y se adentran en ellas en busca de pistas. Aunque parezca mentira, se valen del olfato de perros que viajan a bordo con ellos y que son capaces de olfatearlas desde 1 kilómetro y medio. El problema es que tienen que darse prisa para llegar hasta el “oro marrón” mientras se mantiene a flote, lo cual solo sucede hasta una hora después de la deposición.

Número 9: Entomólogo forense

Resuelven asesinatos estudiando a los gusanos. Maestros en el arte de la estimación post-mortem de un cadáver (el tiempo transcurrido desde la muerte hasta el descubrimiento del cuerpo). En ocasiones tienen que realizar sus propios experimentos, envolviendo en plásticos el cadáver de un cerdo y cronometrando la secuencia de aparición de los diferentes insectos necrófagos. Apuesto a que en seguida te has acordado de Grissom, de CSI Las Vegas.

Número 8: Analizador olímpico de doping

Cuando tu trabajo es hacer pruebas de drogas a los atletas más grandes del mundo, no hay manera de ganar. Cada dos años los atletas se enfrentan alternativamente a los mejores atletas olímpicos (verano e invierno), a quienes llegan a realizar hasta 4.000 muestras de orina en 21 días. Aparte de tener que moverse todo el día entre muestras olorosas, estos agentes saben que, si tienen la desgracia de que un atleta de positivo, automáticamente se ganarán la ira de una nación completa. Si dejan escapar a un atleta, al que más tarde un positivo delate en otra prueba, la prensa les tachará de incompetentes. Por desgracia los fabricantes de doping siempre van por delante creando sustancias más potentes y menos detectables.

Número 7: Sujeto experimental de investigación sobre gravedad

Les atan y les dan vueltas para que los astronautas puedan despegar. Recientemente la ESA y la NASA han realizado experimentos sobre los efectos de la ausencia de gravedad en el cuerpo humano durante períodos prolongados, para lo cual contrataron a personas dispuestas a pasarse 21 días en la cama sin hacer absolutamente nada. Puede parecer extraño, pero no es fácil encontrar al prototipo de Homer Simpson, y eso que pagaban 6.000 $.

Número 6: Inspector de seguridad en Microsoft

Es como llevar un gran cartel que ponga “Hackéame”. El buzón de secure@microsoft .com recibe unas 100.000 alertas anuales, cada uno corresponde a un mensaje de que algo en el Imperio Microsoft puede ir mal. Y hablamos de software que tiene (solo para el navegador Explorer) más de 300 configuraciones diferentes. Todo un trabajo de burocracia insano que puede volver loco al más pintado.

Número 5: Preparador de cadáveres para escolares

Matan, curten, y embotellan a las criaturas que los escolares diseccionarán. Te acuerdas cuanto mataste con formaldehído aquella rana que el profesor de ciencias te entregó en secundaria. Pues ahora imagínate lo que sentirán estos hombres inhalando estos perfumes durante 8 horas al día, preparando venenos, preservando y envasando ranas, gusanos, gatos, palomas, tiburones e incluso cucarachas que terminan en las mesas de los escolares, o en las aulas universitarias de biología.

Número 4: Basurólogo

Imagínate a Indiana Jones— en un contenedor de basura. Los basurólogos son los encargados de analizar los desechos de una sociedad para determinar los hábitos de consumo modernos. Normalmente visitan los vertederos y toman al azar un montoncito de 20 o 30 toneladas de cada uno, para que los estudiantes la cataloguen. Así, descubren que los pañales sucios componen el 2%, mientras que el papel y el cartón suponen el 45%. Los perritos calientes tardan más de 20 años en descomponerse en una escombrera. También pueden encontrar patrones curiosos, como la revista favorita de la gente que tiene gatos, o los caramelos y seda dental favoritas de cada zona.

Número 3: Vasectomizador de elefantes

Cuando tu paciente es el animal terrestre más grande del mundo, la esterilización lleva mucho tiempo. En algunos parques de África, los elefantes se reproducen sin control, y alguien tiene que solucionar el problema. Por eso se ha ideado un aparato de laparoscopia de fibra óptica, unido a una pértiga y equipada con un circuito de vídeo. Alcanzar el testículo de un elefante, atravesando duras capas de piel, grasa y músculo, mientras cuelgan al gigante de una grúa, tiene que ser un trabajo realmente “pesado”.

Número 2: Oceanógrafo

Todo el día igual, noticia mala tras noticia mala. Los científicos estiman que la sobrepesca finalizará con las reservas de pescado para el año 2048, y que los corales desparecerán dentro de unas décadas. Hay más de 200 puntos muertos (sin oxígeno) salpicando las costas del mundo, y en 2004 eran 149. Los plásticos a la deriva acaban con la vida de peces y aves. La construcción desbocada acaba con los hábitats costeros. El auge del CO2 provoca un aumento en la población de medusas. Realmente, salir a trabajar cada día con este panorama les honra, y se merecen una medalla simplemente por evitar la depresión.

Número 1: Buzo en materiales peligrosos

Nadan en aguas residuales, y con eso está dicho todo. “Lo peor que he hecho ha sido nadar en una granja de cerdos. Un chico había estrellado su camión y se había caído y hundido en la laguna de residuos. El lugar no solo estaba lleno de orina y heces porcinas líquidas, además el granjero había arrojado allí todas las agujas empleadas para inyectar antibióticos y hormonas a sus animales”. Alguien tenía que recuperar el cadáver del camionero, esa es la clase de trabajo que hacen estos “buceadores” de materias peligrosas. Y aunque vayan equipados con trajes presurizados, y con todo lo último en protección de la integridad física, hay que tener mucho valor para limpiar las piscinas refrigeradoras en las centrales nucleares, sacar a flote barriles con residuos tóxicos, o adentrarse en el tanque de petróleo de un buque para reparar las fugas.

Resumido de The Worst Jobs in Science 2007

1 Comentario

Participa Suscríbete

2 Trackbacks

Los peores trabajos científicos del año 2007

En este post, Maikelnai hace una lista de los peores trabajos cientificos de este 2007, entre los quue destacan algunos como: Sujeto experimental de investigacion sobre gravidad o Inspector de seguridad de Microsoft.

Los peores trabajos científicos del año 2007

Como ya hiciera el año pasado en mi (últimamente descuidada) bitácora de Barrapunto, he hecho un resumen de los “trabajos científicos más sucios” del año en curso elegidos por Popular Science. Échales un vistazo y tenlo en cuenta la próxima…

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>