El caso del pingüino polizón

¿Quién puede resistirse a los encantos de un pájaro que va por ahí vestido de esmoquin? Aparentemente, no un pescador.

Los biólogos jamás han descubierto colonias de pinguinos al norte de las Islas Galápagos, que están cerca del ecuador. Pero a lo largo de estos últimos años ha habido unos pocos avistamientos de pingüinos de Humboldt, que son nativos de Perú, en las costas noroccidentales de los Estados Unidos. ¿Qué están haciendo estos pingüinos tan lejos de casa?

El profesor de biología Dee Boersma y el estudiante de doctorado Amy Van Buren, de la Universidad de Washington, llevaban tiempo rascándose la cabeza perplejos pensando en esto, y habían ya desechado varias teorías. Creen que estas aves no voladoras probablemente no nadaron los 8.000 kilómetros desde Perú, porque tendrían que haber atravesado aguas peligrosamente cálidas. Y sostienen que los pingüinos tampoco podían haberse escapado de un zoo, ya que en estos centros se etiquetan las alas de estas aves.

La mejor suposición de los biólogos sobre lo sucedido pasa por el… secuestro de pingüinos. Teorizan que algunos pescadores capturaron accidentalmente en el hemisferio sur a estas aves con sus redes, y una vez subidas a bordo las adoptaron como mascotas hasta que alcanzaron el norte, momento en el que las arrojaron por la borda.

Durante la primera mitad del siglo XX, los científicos intentaron por sus propios medios trasladar pingüinos al hemisferio norte, pero no lograron conseguirlo a causa de los depredadores. En su hogar de Perú, los pingüinos no tenían que preocuparse por ser devorados por los osos.

Traducido de Case of the Stowaway Penguin (por Dawn Stover).

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>